Postura de triángulo para tener paciencia

La postura de triángulo es una de las posturas más poderosas para fortalecer el sistema nervioso. Además relaja los músculos principales del cuerpo y proporciona una salida inmediata a la frustración, ayudando a construir la paciencia.

Con sólo practicar unos minutos, puedes cambiar estados emocionales,  mejorar tu capacidad de resolver conflictos y mantenerte en paz contigo y con tu entorno.

Postura:

Coloca las manos y los pies en el suelo, abriendo tu compás para crear un triángulo de 60 grados. Baja la cabeza y relájala. Las manos están abiertas a la altura de los hombros y los pies a la altura de la cadera. Observa que tu peso esté balanceado entre manos y piernas elevando el coxis hacia el cielo.

Haz un esfuerzo por bajar los talones hacia el suelo, y los hombros se mantienen hacia atrás. Mantén el abdomen fuerte y una respiración larga y profunda  a través de la nariz.

Comienza con un minuto y ve aumentando el tiempo hasta 3 minutos. Puedes ir aumentando en un rango de 15 segundos por día.

Observa lo que sucede durante la postura, pon atención a cada emoción, sensación e incomodidad que surge, te dirá mucho de lo que ocurre en tu interior.

Para terminar, inhala profundo, sostén el aire unos segundos y relaja en postura de bebé. ( Apoyando rodillas, tus glúteos tocan los talones, la frente va al suelo y los brazos hacia atrás con las palmas de las manos hacia arriba)

 

triangulo
Postura de triángulo

 

Relajación: Postura de bebé
Relajación: Postura de bebé

 

También en soyespiritual.com:   9 tipos de dolor que están directamente relacionados con los estados emocionales
Cerrar menú

Comparte con un amigo