La enfermedad no sucede por casualidad

enferma

La enfermedad no sucede por casualidad. Es una de las cuatro correspondencias que utiliza el Plan Divino para transformar la ignorancia del hombre en sabiduría. Induce a discernir lo que produce orden de lo que genera caos; Crea consciencia sobre el amor como fundamento de la realidad, aclara sus características esenciales y las conductas que impulsan su manifestación…

Comprensión sobre el orden y amor, es lo que necesitas para ser feliz, por eso si ves la enfermedad desde tu alta consciencia podrás entender el importante papel que tiene en el perfeccionamiento de tu alma. Es parte del Método de Prueba y Error, que basado en tu libre albedrío y en la responsabilidad por lo que manifiestas -de manera consciente o inconsciente- te induce a dejar atrás tu egoísmo, a transformar tu ignorancia en comprensión, tu reactividad en serenidad. Es así como logras convertirte en un creador eterno de realidades perfectas, en un maestro ascendido…

El propósito del universo no es crear maldad, soledad, escasez, estrés, sufrimiento o enfermedad, estados de No-Ser que son solo ignorancia temporal. Son resultados iniciales errados de creadores aprendices, que generan insatisfacción para impulsarlos a tomar consciencia sobre como corregir su obra.  Que los induce a buscar sus opuestos, los estados de Ser que permiten la manifestación de creaciones perfectas, la felicidad y sus componentes esenciales: la buena compañía, la abundancia, la paz interior, la armonía y la salud…

Como hombre necesitas entender que las lecciones que impulsan tu perfeccionamiento y la evolución de tu consciencia son las experiencias en tu propia vida, las decisiones que libremente tomas y los resultados que estas producen. Es por eso que tu vida es un proceso transformador basado en la prueba y el error, que siempre conduce a tu iluminación…

La enfermedad -igual que la escasez o la soledad- es una oportunidad para que localices y trasciendas falsas creencias que crees verdaderas; para que evites las conductas ácidas que siempre te generan conflicto; para que te liberes de hábitos auto destructivos y de apegos esclavizantes; Todas son características negativas que forman parte de tu personalidad, son las que destruyen tu energía vital, te sumergen en la depresión y te llevan a somatizar enfermedad…

Lea:   La ciencia explica que bailar te hace más joven

La enfermedad es creada por tu demonio interior, por lo falso, los dogmas, la propaganda, la desinformación, la moralidad fundamentalista y binaria, las falsas ideas y la construcción mental equivocada -que tienes implantada en tu subconsciente- sobre ti mismo, sobre la realidad y sobre Dios. Es causada por todo lo que en ti genera caos, sufrimiento, depresión, pobreza, soledad y desesperanza, para que seas consciente, lo identifiques y aprendas a evitarlo. Es por esto que la enfermedad es autogenerada y psicosomática…

La realidad esta armada por infinidad de opuestos para facilitar tu discernimiento, para facilitar tu acumulación de sabiduría y de certezas sobre como necesitas, sentir, pensar, hablar y actuar, para crear armonía y no sufrimiento. Con ese mismo propósito el Plan Divino le permitió a tu espíritu escoger antes de encarnar, las que fueron las 4 correspondencias o características básicas de tu vida presente. Son las herramientas que utilizaron, tanto el maestro ascendido que guía tu evolución como tu espíritu, para generar las experiencias que necesitas, para encontrar las comprensiones que vienes a buscar en esta reencarnación.

Estas 4 correspondencias de destino realmente han venido guiando tu proceso evolutivo, son las herencias y circunstancias que recibiste al nacer, las que dieron forma a tu personalidad, a tu carácter, a tus creencias y a tu modelo particular de la realidad, el que determinó como ves la vida, como te ves a ti mismo, a los demás y a Dios…

Todo lo que eres fue definido por:

1- El LUGAR donde naciste, que determinó la cultura que heredaste, la religión que te correspondió, la organización social que te acogió, la que te entregó sus normas y deberes, los que debes cumplir para formar parte de ella;

Lea:   8 cosas que le suceden a tu cuerpo si te acostumbras a caminar todos los días

2- Las RELACIONES que te entrego tu destino, los padres que sirvieron de portal para que llegarás al mundo, los familiares y amigos cercanos que tuviste en tu tierna infancia, los que en gran medida implantaron tus creencias y tus limitaciones mentales;

3-El CUERPO que utilizas y sus características, que fueron determinantes en la creación de tu auto estima y en la manera como te ves a ti mismo:

Visita Wadie.com

4- Los RECURSOS que heredaste, la capacidad de manifestación que te entregó tu familia, los que definieron si inscribiste tu mente en la escasez o en la  abundancia. Todas esas características de tu vida fueron determinadas por tu destino, para que te sucedieran el tipo de experiencias que necesitas para aprender y continuar tu camino de perfeccionamiento.

Estas 4 particularidades crean la dosis de ignorancia perfecta, la que has venido convirtiendo en sabiduría gracias a las situaciones que has vivido y al sufrimiento que han generado tus decisiones, el que te ha permitido encontrar mucha de la comprensión viniste a buscar: Lugar-Relaciones-Cuerpo-Recursos. Es lo que programó tu sistema de creencias, la mezcla información falsa y verdadera que usas para fundamentar tus decisiones.

Naciste para localizar y trascender la falsa, la que siempre te ha creado conflicto, sufrimiento, soledad, escasez y enfermedad. Es a través de lo falso que vienes a encontrar lo verdadero…

La enfermedad es entonces una correspondencia de aprendizaje generada por la ignorancia que implantó tu destino. Es la oportunidad para que elimines esas causas implantadas en tu mente, que la generan. No es tu enemiga, en realidad es tu aliada, sucede para que comprendas como evitarla en lo que aún te falta por vivir y en toda la cadena de reencarnaciones que tienes por delante…

FUENTE : http://unaredhumana.hl30.dinaserver.com/la-enfermedad-una-oportunidad/

Menú de cierre

Comparte con un amigo