Eliminando el estrés en un minuto

relajadaEn los años cincuenta del siglo pasado, un estudiante de medicina en Praga llamado Hans Selye observó que independientemente de la enfermedad en cuestión, todos los enfermos presentaban síntomas de cansancio, pérdida del apetito, bajo peso y astenia: a este fenómeno lo llamó “Síndrome General de Adaptación”.

Veinte años después publicó una investigación, “Estrés. Un estudio sobre la ansiedad” (1950) que tendría repercusiones fundamentales para la detección de este fenómeno tan popular en nuestros días –e introdujo interesantes premisas sobre la glándula pituitaria. Dicho concepto, el estrés, era utilizado ya por la física, aludiendo a la presión constante que ejerce un cuerpo sobre otro, y en un contexto médico, Seyle lo adaptó para definir la respuesta inespecífica a cualquier demanda a la que es sometida una persona.

A grandes rasgos puede afirmarse que el estrés corresponde a esa presión que recae sobre nosotros, como individuos, ante cualquier reto. Afortunadamente existen métodos para combatir cotidianamente esta condición, los cuales, como veremos a continuación, pueden ser rápidos y sencillos.

A continuación describimos 8 eficientes eliminadores de tensión que puedes practicar a cualquier hora del día y en cualquier lugar:

1. Un rápido escaneo de tu cuerpo: este método consiste en ubicar las sensaciones de tu organismo. Siéntate o recuéstate en una posición cómoda y cierra tus ojos. Pon atención en diferentes puntos de tu figura y comprueba cómo se sienten.

2. Meditación del correo electrónico: En los empleos actuales, el internet es uno de los factores de estrés más importante. Preguntarnos cuántos correos electrónicos tenemos y qué no hemos resuelto o contestado por ejemplo, resulta un constante de tensión. Naht Hahn maestro Zen propone meditar diez segundos, antes de mandar un “e-mail”, lo anterior te dará ritmo y te proporcionará un descanso mental rápido y útil.

Lea:   5 poderosas y rápidas técnicas de autocuración que necesita usar

3. Concéntrate y escucha los sonidos de la naturaleza: el internet y las tecnologías nos dan la oportunidad de acceder a trabajos sonoros de relajación. Dedicar tres minutos al día a disfrutar estas resonancias ayudarán a tu mente a relajarse. Está comprobado que los sonidos de la naturaleza funcionan como relajantes.

4. Ríe: la risa libera endorfinas que relajan el cerebro. Aunque al principio no se sienta natural, trata de recordar alguna broma o momento divertido, o bien busca algún video gracioso en internet que te pueda provocar este estímulo grandioso.

5. Un respiro profundo: respirar profundo durante un minuto ayuda a relajar la mente.

6. Utiliza esencias olfativas: el área del cerebro estimulada por la percepción de los olores está ubicada cerca de la zona de las emociones y los recuerdos. Darnos un momento para disfrutar de esencias agradables puede relajarnos significativamente.

Visita Wadie.com

7. Masajea cuello y hombros: la zona entre el cuello y los hombros suele conocerse con el nombre de “Triángulo de Estrés”. Detén lo que estés haciendo y evita estar frente a la computadora para darte un breve masaje que destense esta área.

8. Baila: cuando bailas el cuerpo experimenta una sensación de libertad y además los músculos se estiran. Pon una canción que en ese momento te sea atractiva, párate, disfrútala y baila, tu mente liberará endorfinas que te relajarán.

El estrés es considerado la enfermedad de nuestra era. El ritmo de trabajo y la competencia continua provoca que las personas acumulemos tensión constantemente. Es importante tener presente la necesidad de “regalarnos” ciertos espacios y momentos durante el día para descansar nuestra mente y recordarnos a partir de sencillas técnicas, que la riqueza de la vida está en los pequeños estímulos que nos rodean llenos de simpleza.

Lea:   La ciencia explica que bailar te hace más joven

Fuente: aparataje.com

Menú de cierre

Comparte con un amigo