Muy frecuentemente me pregunté por qué razón me habías descuidado, por qué razón no deseaste tomar el papel de mi padre, por qué razón debí medrar diciendo la trillada frase: “No tengo papá”, por eso escribo esta carta a mi papá que me abandonó. Y si bien no he encontrado contestaciones a mis preguntas, he aprendido que la venganza y el rencor solo me dañan a mí. De ahí que he decidido escribirte esta carta.

Carta a mi papá que me abandonó

Papá: No sé cuál es tu nombre. No deseo saberlo, ya no me sirve para nada. Quizá lees esto pensando que voy a decirte que fuiste un padre terrible y que habrías de estar abochornado por la forma en que te distanciaste de mí, mas no. Este no es el caso. Lo que deseo decirte es… Te perdono.

Te perdono por no haber estado allá, por el hecho de que eso me hizo una persona más fuerte, valiente, perseverante y también independiente. Te perdono por el hecho de que realmente no me hiciste falta en ningún instante. Cuando era pequeña y en la escuela festejaban el día del padre, mi abuelo siempre y en todo momento estuvo allá. Si me preguntaban: “¿Dónde se encuentra tu papá?”, siempre y en toda circunstancia respondí que no tenía, mas que la vida me había dado una segunda opción mejor. Él ya había sido padre, conque me enseñó todo lo que debía saber.

Él jamás me charló mal de ti —a decir verdad, jamás me charló de ti pues jamás fuiste una parte de nuestras vidas—. De él aprendí que he de ser agradecida con lo que tengo. Me enseñó a no rendirme y a no padecer por nada ni por absolutamente nadie, y a no pensar que por el hecho de no tener padre, era menos o bien había de ser tratada de forma diferente.

Lea:   La instructora de yoga más antigua revela sus secretos para una vida larga y saludable
Carta a mi papá que me abandonó: El hombre que me hizo pero NO me quiso
Carta a mi papá que me abandonó: El hombre que me hizo pero NO me quiso

Te perdono por empujarme lejos, por el hecho de que eso me hizo localizar nuevas armas para estar cerca. Mi abuela me enseñó a respetar y ser digna de confianza. Ella me enseñó a siempre y en toda circunstancia serle leal a lo que siento y a quienes me rodean, por el hecho de que engañar es lo peor que se le puede hacer a alguien. Ella jamás dejó que le faltase al respeto a el resto, y cuando lo llegué a hacer, me enseñó lo que de verdad era un castigo. Ella jamás tuvo temor de castigarme.

Te perdono por no ser un padre por el hecho de que merced a eso mi mamá pudo tomar tu sitio. Ella tomó tu sitio desde el instante en que nací. Sacó adelante a 2 hijos, logró un trabajo y siempre y en todo momento fue capaz de proveer para nosotros. En ocasiones, no pudo darnos precisamente lo que deseaba darnos, mas siempre y en toda circunstancia voy a estar eternamente agradecida por todo cuanto hizo por nosotros. Ella fue a cada acontecimiento escolar, cada presentación y tiene fotografías de todo los actos en lo que participé. Siempre y en todo momento ha estado ahí para todo y está orgullosa de mí por todos y cada uno de los recuerdos que he creado. Ella me ha probado lo que es el amor, y no te hemos necesitado.

Te perdono por estas cosas, pues sé que merced a ello soy una mejor persona. Fui a mi primer día de escuela primaria sin ti, me gradué de la secundaria sin ti, voy a la mitad de mi carrera sin ti. He llegado a un pacto con lo que soy y con quién deseo ser. Ahora sé el género de padre que deseo para mis hijos.

Lea:   Estas populares marcas de té poseen niveles peligrosamente altos de pesticidas

No tenerte no ha definido mi éxito, al revés, me motivó a procurarlo y a salir adelante. Y no para demostrártelo a ti, sino más bien para demostrármelo a mí. Cuando miro a mí alrededor, tengo a mi familia que ha crecido con el tiempo, y las personas que han entrado y salido de mi vida han llenado el vacío que dejaste.

Te perdono por el hecho de que el dolor que sentí por tu abandono me ha hecho insuperable, pues he aprendido que aunque el amor de un padre es esencial, el amor es incondicional y no importa de dónde venga. Tu ausencia me enseñó que el odio no me lleva a ningún lado. He aprendido a disculpar. He aprendido a disculparte.

Conque recuerda, no arruinaste mi vida en el momento en que te fuiste. Mi planeta prosiguió adelante sin ti. Mi vida no ha sido mala por el hecho de que no hayas estado en ella, al revés, he sido una mujer feliz. Con lo que prosigue con tu vida. No te tortures por haberme descuidado.

Verdaderamente espero que hayas encontrado la dicha, como lo hice. Y te perdono por ser el hombre que me creó, mas no me quiso.

Comparte “Carta a mi papá que me abandonó: El hombre que me hizo pero NO me quiso”

Menú de cierre

Send this to a friend