Este ejercicio ayuda a despejar los campos energéticos de la Tierra para que las almas que están atrapadas en la oscuridad pasen a la luz

  • Enciende una vela
  • Invoca al rayo Dorado de Cristo para que te proteja. Hazlo tres veces y siente la energía protectora que se forma a tu alrededor.
  • Forma mentalmente una columna de luz que salga de ti y llegue a los cielos. Hazla toda lo brillante y poderosa que puedas
  • Llama a los ángeles.  Pideles que lleven las almas atrapadas a la luz y ayudalas a elevarlas por la columna luminosa hasta el cielo.
  • Puede que tengas la sensación de que hay muchas personas diciendote adiós con la mano cuando entran en la luz. Puedes oírlas expresar su agradecimiento.
  • Da las gracias a los ángeles .
  • Puedes tocar un cuenco tibetano u otro instrumento musical para purificar la habitación.meditando
> TAMBIÉN PUEDES LEER:   Metabolismo basal: ¿Por qué engordamos cuando nos hacemos mayores?
Menú de cierre

Send this to a friend