Tapping: Sencilla técnica para resolver cualquier tipo de problema

El tapping es una herramienta maravillosa. Es una técnica muy simple para resolver cualquier tipo de problema. Y tiene tres grandes ventajas: es muy fácil, la puedes hacer tú solo y funciona muy bien.

El propósito de este artículo es explicarte de forma sencilla qué es el tapping, para que, si no conoces esta técnica y la quieres probar, lo puedas hacer rápidamente.

¿En Qué se Basa el Tapping?

El tapping se basa en la premisa de que todos los problemas, sean de tipo que sean –físicos, económicos, emocionales, etc–, tienen su raíz en un desequilibrio energético dentro de la persona que los sufre.

El objetivo del tapping es simplemente eliminar este desequilibrio, y lo hace golpeando suavemente unos determinados puntos del cuerpo.

¿Cómo Funciona el Tapping?

Para usar el tapping solo hay que hacer dos cosas muy sencillas:

Formular el problema con una frase sencilla y comprensible que refleje el problema que quieres tratar.

Mientras se pronuncia en voz alta la frase que se ha elegido, hay que golpear suavemente una serie de puntos del cuerpo.
La idea del tapping es revivir el problema para hacerlo aflorar a la superficie, y entonces eliminar la carga energética negativa del problema. En este sentido, pronunciar la frase que lo describe es la manera de hacer salir el problema, y ​​los golpecitos, eliminan la carga.

Al principio sorprende un poco esta idea, porque últimamente está muy de moda el pensamiento positivo. Pues bien, el pensamiento positivo está muy bien, y también funciona, pero en una sesión de tapping se hace lo contrario: se nombra el problema, tal cual tú lo estás sintiendo, para que aflore a la superficie y poder liberar su carga energética.

¿Qué Puntos Hay que Golpear?

Los puntos de tapping coinciden con puntos de inicio o final de meridianos de acupuntura, y son los siguientes:

0: El lateral de la mano, entre la base del dedo meñique y la muñeca.
1: La parte superior de la cabeza.
2: El extremo interior de la ceja.
3: El lateral del ojo.
4: El hueso que hay debajo del ojo.
5: Entre la nariz y el labio superior.
6: La depresión que hay entre la barbilla y el labio inferior.
7: La punta del extremo interior de la clavícula.
8: Unos cuatro dedos por debajo de la axila.
9: El ángulo interior de la uña del dedo pulgar.
10: El ángulo interior de la uña del dedo índice.
11: El ángulo interior de la uña del dedo corazón.
12: El ángulo interior de la uña del dedo meñique.
tapping tapping

También en soyespiritual.com:   Los poderes curativos de la madre naturaleza

Los puntos del 0 al 8 son los puntos básicos de tapping y se usan siempre. En cambio, los puntos de los dedos (del 9 al 12) son opcionales. En principio no se utilizan, pero si ves que con los puntos básicos no obtienes buenos resultados, puedes añadirlos.

No te preocupes demasiado por la precisión de los puntos, con golpear la zona es suficiente.

¿Cómo Es una Sesión de Tapping?

Antes de empezar una sesión de tapping, debes decidir qué problema quieres tratar, y elegir una serie de frases que lo describan tal y como tú lo vives y sientes. Esto es muy importante. Tienes que elegir un lenguaje cotidiano y natural, no rebuscado.

Por ejemplo, si no tienes trabajo, puedes elegir frases como: “no tengo trabajo”, “no encontraré nunca trabajo”, “la cosa está muy mal”, etc. Elige las frases que resuenen contigo, y que según tú forman parte del problema. Pueden ser solo una, o más de una, siempre reflejando el mismo problema.

Para que tu mismo/a puedas tener una valoración de cómo está evolucionando el problema que quieres tratar, vas a valorar la intensidad inicial que en este momento tiene ese problema para ti. Del 0 al 10, valoras la incomodidad emocional que te produce.

Después, para cada frase que hayas elegido, hay que hacer una ronda de tapping, que consiste en lo siguiente:

Primero hay que hacer una fase de preparación que consiste en golpearse continuamente el punto 0 mientras se dice en voz alta la frase
“aunque tengo este_____ (menciona el problema), me amo y me acepto completa y profundamente”. Por ejemplo: “aunque me duele el brazo, me amo y acepto completa y profundamente”.

También en soyespiritual.com:   ¿Eres un sanador talentoso?

A partir de aquí se utiliza solo la frase meollo del problema (“me duele el brazo”, “tengo miedo a las alturas”, etc.). Mientras pronuncias la frase en voz alta, golpea suavemente el punto 1 con las puntas del dedo índice y del dedo medio. Es igual el número de golpes y la velocidad. Golpea mientras dices la frase a un ritmo con el que te sientas cómodo.
Repite el paso 2 con los puntos del 2 al 8, diciendo la frase cada vez.
Y ya está.

Ejemplo práctico

Por ejemplo, imagina que quieres tratar un dolor de cabeza, y que eliges la frase: “me duele la cabeza”. En este caso, primero harías la fase de preparación golpeando el punto 0 mientras dices “aunque me duele la cabeza, me amo y acepto completa y profundamente”.

A continuación golpearías los puntos del 1 al 8 diciendo “me duele la cabeza” cada vez, en cada uno de esos puntos.

A partir de aquí, puedes hacer tantas rondas con tantas frases diferentes como quieras.

Cuándo hayas hecho de 3 a 5 rondas, puedes hacer una nueva valoración de la intensidad emocional. Ahí ya verás si ha bajado o no la intensidad emocional del problema.

¿Cuántas Sesiones de Tapping Se Necesitan para Resolver un Problema?

Esta es una pregunta, totalmente comprensible, que todos nos hacemos cuando comenzamos a utilizar alguna técnica nueva para resolver un problema: ¿cuanto tardará en hacer efecto?

Desafortunadamente, es muy difícil hacer una previsión acertada. Cada problema, y cada persona, son diferentes, y cada caso requiere su tiempo.

Lo bueno del tapping es que no cuesta prácticamente nada probarlo. Puedes hacer algunas sesiones de prueba y en poco tiempo tu mismo/a verás si te va bien o no.

Pues bien, ya lo tienes todo para empezar a hacer tapping. Parece una tontería, lo sé, pero vale la pena probarlo antes de descartarlo. No cuesta nada, y el beneficio potencial es muy grande. Y si tienes cualquier duda, puedes preguntarme, por supuesto. ¡Ya me dirás cómo te va!

Contacta conmigo si precisas orientación para tratar ese problema con más profundidad.

Podemos realizar una sesión por Skype

cuidamosdeti@gmail.com

Fuente: blogdemarilar.es

Cerrar menú

Comparte con un amigo