Ajenjo o Artemisia annua, otro eficaz aliado contra el cáncer

Artemisia annua, ajenjo dulce, dulce Annie, o ajenjo chino (chino: 青蒿, pinyin: qīnghāo), es una sp. de ajenjo que crece en todo el mundo.

Tiene brácteas como hojas, flores brillantes amarillas, y esencias alcanforadas. Promedia 2 m de altura ycon un tallo único, alterna brácteas y hojas de 2,5 a 5 cm de longitud. Es polinizada cruzadamente por el viento y por insectos. Es un organismo diploide con número de cromosomas 2n = 36.
Los antiguos herbalistas chinos la usaban para tratar la fiebre, siendo redescubierta en 1970 cuando se descubrió el Manuel Chino de Prescripciones para Tratamientos de Emergencia (340 adD).
Esta farmacopea contiene recetas de té de Artemisia annua de hojas secas, para fiebre (no específicamente para malaria).
En 1971, los científicos demostraron que los extractos de Artemisia eran antimalaria, y en 1972 el ingrediente activo, artemisinina (arteannuin), se aisló y se describió su estructura química. La artemisinina se extrae usando un solvente de bajo punto de ebullición como el dietieter: Se encuentra en los tricomas glandulares de las hojas, tallos, e inflorescencias, y su concentración es distinta según el lugar en la planta.
Artemisia annua ha demostrado su eficacia como curativa y no preventiva contra las formas graves de malaria (Plasmodium falciparum especialmente contra en muchos lugares se vuelven resistentes a los fármacos convencionales). Por tanto, es una alternativa sencilla al alcance de las poblaciones sometidas a este flagelo.
ajenjo
La Artemisinina es un sesquiterpeno lactona con un puente endoperóxido y se produce semisintéticamente como un antimalarial usado profusamente en naciones tropicales, junto en combinación de cocktail con otros antimalariales en orden de prevenir el desarrollo de resistencia parasitaria.
El té de A. annua se usa para tratar malaria, pero su efecto es inferior a las preparaciones modernas de artemesinina, debido posiblemente a sus concentraciones altas.[1] [2]
La planta también tiene efectos anticancerosos. Es selectivamente tóxico para las células del cáncer de pulmón y del cáncer de próstata, y resultados preclínicos contra leucemia [1], y otras células cancerígenas.

El método de acción de su compuesto activo es su reacción con el hierro, produciendo daño por sus radicales libres, con daño en macromoléculas incluidas las células de la membrana. La malaria causada por el apicomplexano, Plasmodium falciparum, que reside en eritrocitos donde hay muchos iones hierro, y las células cancerosas tienden a tener mayores concentraciones de hierro que las células normales asociados con su tasa de rápido crecimiento.

También en soyespiritual.com:   Los poderes curativos de la madre naturaleza
Cerrar menú

Comparte con un amigo