El surgimiento de la conciencia de Gaia

Mientras que siempre necesitamos cuidar y tratar al planeta Tierra con respeto y amor, en los próximos años va a ser aún más importante dirigir nuestra atención y conciencia al estado de nuestro hogar.

Desde el 2018 hasta el 2026, estarán ocurriendo cambios cósmicos que nos van a ayudar a todos a despertar a cómo nuestras acciones y pensamientos están dañando y ayudando al planeta. Estos cambios cósmicos incluyen al planeta Urano moviéndose hacia el signo de Tauro.

Tauro es el signo que gobierna sobre el planeta Tierra y Gaia, la diosa de nuestro hogar en este Universo.

En la mitología griega antigua, Urano y Gaia eran amantes y es esta reunión y unión de energía lo que va a activar un despertar de cómo hemos estado tratando nuestro hogar.

Bajo esta energía, no vamos a ser capaces de ignorar las señales de alerta que Gaia nos ha estado dando. No más podemos pretender que ciertas prácticas no están haciendo daño a largo plazo, ha llegado el momento de ver la verdad.

Por años nuestro planeta ha sido abusado y sobrecargado de trabajo, por años la hermosa naturaleza de este planeta ha sido comprometida. Pero no se trata de señalar con el dedo a una sola persona u organización, sino de asumir el hecho de que todos somos responsables y todos tenemos un papel que desempeñar.

Podemos parecer separados pero todos somos Uno. Y todos nuestros pensamientos, vibraciones y acciones crean la vida que experimentamos en este planeta. Juntos, todos estamos desempeñando un papel en la conformación de la realidad en la que vivimos.

La manera en que pensamos, sentimos y actuamos no sólo afecta la realidad que vemos y experimentamos, sino que también refleja la realidad para el todo. Todos estamos conectados y trabajando en equipo, y depende de todos nosotros cambiar la realidad a través de elevar nuestra vibración y nivel de conciencia.

conciencia de Gaia

Si bien es necesario tomar medidas para proteger el planeta, esto va mucho más allá. Mientras que todos necesitamos ahorrar agua, elegir productos sostenibles, reciclar, caminar o andar en bicicleta, etc., también necesitamos observar la contaminación energética que emana de nuestro ser.

Esta contaminación energética proviene de nuestra vibración, y de cómo nos tratamos a nosotros mismos, a los demás, a los animales y a las plantas. Cuando ustedes llevan su vida con amor en el asiento del conductor, su vibración ayuda a sanar a otros y a este planeta. Pero cuando permiten que el miedo entre en el asiento del conductor y son conducidos por su ego, bajan su vibración, y consecuentemente bajan la vibración del planeta.

Por supuesto, no todo es tan blanco o negro como esto, pero estar atentos a su energía no sólo es bueno para ustedes, también es bueno para todos y para el planeta como un todo.

En los próximos años va a haber un aumento de la conciencia sobre cómo tratamos a nuestro planeta y a los seres que lo habitan. Cosas que hemos sido capaces de ignorar se van a volver más difíciles de ignorar, y la Tierra también puede responder por sí misma mostrándonos cómo estamos causando daño y caos.

Visita Wadie.com

Esto no es nada que temer, en cambio necesitamos levantarnos y empezar a encontrar lo sagrado en Gaia, nuestra Madre Tierra.

Cada día el suelo debajo de ustedes los apoya, cada día son alimentados y nutridos por esta Tierra, y cada día son provistos. Honrando realmente esto, sintiendo realmente esto, todos podemos volver a encontrar lo sagrado de nuevo.

Hace años, nuestros antepasados adoraban a la Tierra y la trataban como un ser vivo que respiraba. Esto ha sido perdido y olvidado por muchos, pero ahora eso está cambiando y ahora estamos siendo guiados a abrir nuestras mentes y corazones, y escuchar lo que nuestra Madre nos está diciendo.

Lo mejor que pueden hacer para avanzar es estar conscientes de su vibración energética tanto como sea posible, y tomar acciones que causen el menor daño al planeta. Por supuesto, la mayoría de nosotros no podemos escapar de conducir un coche, comprar plásticos, etc., pero la simple conciencia consciente y el cambio de algunos hábitos pueden suponer una gran diferencia.

Estar agradecidos por el planeta Tierra, tratándolo como sagrado, pasando tiempo en la naturaleza, e irradiando amor desde su corazón son todas formas en las que podemos hacer una diferencia duradera y apoyar el surgimiento de una nueva forma de vida.

Menú de cierre

Comparte con un amigo