Dios acercó su voz a mi oído y me dijo:
Sé como el sol: Levántate temprano y no te acuestes tarde.

Sé como la luna, Brilla en la oscuridad, pero sométete a la luz mayor.

Sé como los pájaros, Come, canta, bebe y vuela.

Sé como las flores, Enamoradas del sol, pero fieles a sus raíces

Sé como el buen perro Obediente, pero nada más a su Señor.

Sé como la fruta, Bella por fuera, saludable por dentro.

Sé como el día, Que llega y se retira sin alardes.

Sé como el oasis, Da tu agua al  sediento.

Sé como el oasis, Da tu agua al  sediento.

Sé como la luciérnaga, Aunque pequeña, emite su propia luz.

Sé como el agua, Buena y transparente.

Sígueme en Facebook

Sé como el río, Siempre hacia  adelante.

Y por sobre todas las cosas, Sé como el cielo: La morada de Dios.

Señor, no permitas que me quede donde estoy.
Ayúdame a llegar a donde tú quieres

Autor anónimo

xusenru / Pixabay
Menú de cierre
X
Nueva compra

Send this to a friend