image

Dame, Señor, fuerzas

para llevar ligero

mis alegrías y mis penas.

Dame fuerzas para que mi amor

dé frutos útiles.

Dame fuerzas para no

renegar nunca del pobre

ni doblar mi rodilla

al poder insolente.

Dame fuerzas para levantar

mi pensamiento sobre

la pequeñez cotidiana.

Dame fuerzas, en fin,

para rendir mi fuerza,

enamorado, a tu voluntad.

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend