¿Y qué si cometiste un error?

El editor de obituarios de cierto periódico era el tipo de persona que no aceptaba con facilidad haber cometido algún error. Un día recibió una llamada telefónica de un suscriptor del periódico que se quejaba amargamente de que su nombre había aparecido en los obituarios del periódico del día:

–    No me diga.  Fue la tranquila respuesta del editor, ¿Y de dónde me está llamando?
Hay mucha gente que llega hasta esos extremos, pero no hay porqué ser así. No nos debemos avergonzar por cometer errores. Los errores son una parte importante y necesaria del proceso de aprendizaje.

Cierto empleado conversaba un día con su jefe, a quien consideraba una persona exitosa:
–    Y dígame, le preguntó el empleado, ¿cómo es que usted ha logrado su éxito?
–    Lo resumo en dos palabras. -contestó el jefe-.
–    ¿Y cuáles son esas palabras?
–    Buenas decisiones.

No conforme con la respuesta, el empleado pregunto de nuevo:
–    ¿Y cómo logra tomar las decisiones correctas?
–    Lo resumo en una palabra: experiencia.
–    ¿Y cómo ha conseguido su experiencia?
–    Lo resumo en dos palabras.
–    ¿Y cuáles son esas dos palabras?
–    Malas decisiones.abuelo

Si queremos tomar alguna ventaja de nuestros errores, entonces tenemos que cometer algunos. Y con el paso del tiempo, mientras cometemos distintos errores en cada ocasión, entonces estaremos aprendiendo y creciendo.

¿Te has sentido mal últimamente por algún error que hayas cometido?
–    Entonces analiza qué fue lo que hiciste mal, asegúrate de no volverlo a hacer, perdónate a ti mismo, y sigue adelante.
¿No sientes la suficiente confianza como para tomar el riesgo de hacer algo, ya que tienes miedo de cometer algún error?
–    Entonces recuerda que inclusive las malas decisiones pueden ser una excelente oportunidad para aprender, porque la única manera de aprender a tomar buenas decisiones es tomando algunas malas decisiones.

Visita Wadie.com
Lea:   Cuando tu alma llora: 5 Señales de Que La Vida Te Está Asfixiando

Así que no lo pienses más, atrévete a tomar malas decisiones, hazlo con todo el valor que tengas, a fin de cuentas, esas malas decisiones te convertirán en una persona más sabia. Y si tomas la suficiente cantidad de malas decisiones y aprendes de ellas, llegará el día en que no podrás tomar más malas decisiones y serás lo mejor que puedes ser.

Autor Desconocido 

Menú de cierre

Comparte con un amigo