Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿Y por qué este mundo es así?

Todo este texto surge de preguntas y respuestas.…son mis preguntas, son mis respuestas.

Ciertamente… Cada uno vive su experiencia de manera diferente, y esa es la magia del amor que cada uno vuelve a casa de la forma como debe volver. Si utilizamos este viaje como herramienta para eliminar el miedo, tenemos paz, reconociendo que todo externo a nuestro ser se acaba, y así comenzamos a desapegarnos. 

Los pilares de este mundo son perdida, muerte, escasez y separación….es lo único que resulta de todo lo que hacemos, y es a lo único que nos atrapa en el mundo.

¿Y dónde empieza y dónde acaba tu ser?

No acaba. Si eres extensión de la totalidad, estás en constante expansión. Expansión de amor.

¿Y si formamos parte de un todo, dónde está lo externo?

No existe lo externo es una creación de la separación. Y al separarnos creamos una ilusión que nos hace creernos dioses, construyendo ilusiones de mundos, inconsciente colectivo.

conciencia

¿No dices que todo externo a tu ser se acaba y comenzamos a desapegarnos?

Si… Nada externo a ti te puede amar y hacer feliz porque no existe nade externo a ti. UCDM

Te desapegas a la forma, para volver a lo que somos totalidad. Pero no somos totalidad en cuerpos y en forma, lo somos en contenido, mente. Vivimos en este mundo que consideramos real y no podemos obviarlo, es nuestra realidad.

Un ejemplo de esto sería, tu, yo, todos (mente una) estamos viviendo en un palacete (cielo) rodeados de abundancia y felicidad, y por pura vanidad (ego) nos acostamos a dormir y soñamos q estamos en esta ciudad, trabajando, viviendo esta experiencia, etc.

¿Es decir una conciencia q está dentro de los cuerpos?

Más que una conciencia es una mente. Una mente separada del amor. Haciendo realidad un sueño que sigue siendo un sueño. Pudiendo entender conciencia como la manera como la mente experimenta.

¿Si estoy dormido viviendo este sueño, que puedo hacer?

¿No sería más fácil despertar del sueño, abrir los ojos?

Y no es fácil porque le damos el poder al sueño, y olvidamos nuestra realidad, que somos el tomador de decisiones, el soñador del sueño.

¿Cuando tu sueñas y te despiertas al otro día, tu sueño era real?

No, al día siguiente. Sí mientras lo soñé… A veces, es tan real como que he despertado llorando.

Exacto!!! ¿Pero ese sueño era real? No, era un sueño. Y si lo llevamos a esta experiencia, es igual, estamos soñando, no podemos despertar del sueño, pero si podemos despertar en el sueño.

Te despiertas en el sueño.. ¿Y ahora qué? ¿Si esto es un sueño, si no eres un ego, que eres?

Te lo cuento de otra forma desde el principio…

Dios en su amor infinito, se extendió así mismo y creo a su hijo  Adán/Eva (Alegoría cristiana). Lo creo igual que Él, inocente, perfecto, completo y santo. Y lo creó desde el amor, desde la totalidad, por lo tanto eran (mejor somos) uno con Dios con la totalidad,…..

Adán y Eva estaban plenos en la totalidad, pero una idea loca surgió en su mente: Si somos totales e iguales a Dios, podemos crear, por tanto, porque no creamos nuestra propia experiencia de dios. Y ahí surgió la separación. 

También en soyespiritual.com:   Las consecuencias devastadoras de tener una madre que no te quiere

¿Qué se separó?

La mente una, la mente total. No los cuerpos, en la totalidad no hay cuerpos, hay mentes. Nos separamos de la fuente del amor.

Por tanto, estando en la unidad, la mente una, creamos otra mente separada de Dios, que podemos llamar ego.

En ese instante (que nunca ha existido y es una simple idea de la mente – un sueño) Adán y Eva, que somos todos, se separaron, sintieron miedo. Miedo del castigo de Dios, miedo del amor, y culpa por lo que hicieron, entraron en el pecado. Y no hemos sabido volver a casa.

Al separarnos, la mente separada, carga con esta tríada: culpa-miedo-pecado, y empieza a explorar las diversas formas intentando suplir la unidad, se crean los mundos, las cosas, las formas, para encontrar sustitutos de dios o para buscar una salida al caos creado. Siempre desde el contexto de la separación, de la dualidad.

No olvidemos que es un sueño y que como tal, nunca nos hemos separado del amor, es una idea loca en la mente. Ese es el truco del ego, nos hace creer en la separación y que esto es real, y por eso este mundo esta cargado de miedo. Y todos sin excepción, constantemente, vamos buscando sustitutos de amor, creando dioses y buscando unirnos en la forma, cosa imposible.

Siguiendo con la historia,

¿Cómo podemos definir a Dios? Algo difícil y manido,no!!! Porque desde la separación sólo lo podemos ver como el padre que me va a castigar por mi pecado, y que por dicha separación, sobre nosotros existe una gran carga devastadora que nos oprime, carga que genera el miedo….pudiendo así surgir los sistemas de creencia religiosos que fortalecen la separación y el miedo.

Si Dios me creo a su imagen y semejanza desde la totalidad y el amor, no es posible que un Dios amoroso cree la devastación, el caos y la muerte, porque sería contrario a lo que Él es. Y Dios es y nada más es, lo total no puede tener opuestos.

El ego creo un sustituto del amor, creando un dios a su imagen y semejanza. Que es todo lo contrario de la unidad, todo lo contrario a la totalidad. Construyó un dios separado, de opuestos, donde la única norma que impera es separación y miedo. Es el mundo en que vivimos, un mundo dualista.

Y Dios que es totalidad y puro amor, no dejó a su hijo sólo y desamparado, se dijo: Yo dejaré q mi hijo viva la experiencia, y si desea volver a la totalidad le daré una ayuda. 

¿Y cuál es esa ayuda? el Espíritu Santo, tu esencia, tu realidad inmortal, tu ser interior, etc.

¿Y dónde puso esta ayuda? No la pudo poner en la unidad, porque estamos separados. La puso en la separación, en el ego, para que desde la experiencia del sueño, de la separación, pudiésemos volver. Por eso la experiencia es la que nos devuelve al amor.

Y desde esta experiencia de mente loca, podemos decir, figurativamente, que tenemos dos mentes, la mente incorrecta y la mente correcta. Y cuando tu escuchas a tu mente incorrecta vives la ilusión del sueño desde el miedo, desde la separación, desde la forma, y cuando escuchas tu mente correcta, vives la ilusión del sueño desde la Paz, desde lo real, desde la verdad, desde lo que realmente somos.

También en soyespiritual.com:   Si piensas que tienes un problema, entonces tienes un problema

Desde los conceptos religiosos, nos definen al Espíritu Santo como el amor de Dios, y no es mala definición, ya que su función es hacernos recordar nuestra realidad.

¿Y cuál es nuestra realidad? Que esto es un sueño de separación, que mi única realidad es que soy Dios mismo, viviendo esta experiencia de dualidad….y que mi única función es volver a casa…..

¿Cómo vuelvo a casa? Eliminando los obstáculos que hacen que me sienta separado, eliminando todas las barreras que me impiden ver el amor.

¿Y cómo lo hago? Con el perdón, no el religioso, hablo de el verdadero Perdón, el Perdón cuántico,  que me lleva a vivir la conciencia de unidad en este mundo.

¿Y qué es lo que hace el perdón? Me hace reconocer mi santidad, junto con la de los demás.  Me lleva a la unidad, todos somos uno, me demuestra que no hubo separación, que no hubo pecado, que lo que ocurrió nunca ocurrió, que lo que me hizo alguien no fue real. Me hace ver la inocencia en todo y en todos, y que todo lo que veo es amor o una petición de amor.

Pero no olvidemos, y esta es la clave, que todo este proceso, no tiene nada que ver con lo que sucede en el mundo, todo sucede en tu mente. No es forma, es contenido.

Comienzas a vivir en este mundo sin ser del mundo. Vives la experiencia del mundo sin apego. Como dice Al Hallaj maestro Sufista, Dios es yo, y yo soy Dios, cuando dejo de ser yo…..Y ese yo, personaje, apego, no se desvanece hasta que no nos desapegamos de la forma, hasta no trascenderla, como hicieron los grandes avatares, Jesús, Buda, etc. Y mientras eso sucede vivimos este mundo con sus modos y modismos, reconociendo nuestra realidad y la ilusión del mundo.

Por eso estamos de regreso al lugar de donde nunca hemos salido. Y mientras más nos enganchamos a la forma, más real hacemos el sueño y el velo es más denso, y el dolor y el miedo mucho más profundo.

La experiencia que se presenta en este plano físico no la puedes cambiar, sólo puedes elegir la mente que deseas que dirija la experiencia: Amor o miedo, mente correcta o mente incorrecta, Espíritu Santo o ego. Porque la única finalidad es volver a casa, tu decides cuando quieres volver o cuanto quieres sufrir. Como somos unidad, no hay separación y todos estamos de regreso, todos viajamos en el mismo tren, no importa el vagón, ni la categoría.

Vivir en el amor significa reconocer que todo lo que te lleve al miedo no es verdad. Y si está siendo verdad, en ese momento, se lo entrego al Espíritu Santo para que lo intérprete por mi.

Cuando tenga miedo, respiró profundo y digo, esto no es verdad, ya todo esta resuelto, vuelvo a casa…..

popeyeyclara@gmail.com

Cerrar menú

Comparte con un amigo