Quizás hemos repetido o escuchado esto muchas veces, pero ¿hemos internalizado su significado?.. realmente​ perder no es algo que nos resulte grato, se nos forma desde pequeños para la victoria, para la competencia en un mundo despiadado y aprendemos que perder solo genera malestar y frustración.

Cuando hablamos de perder, podemos ver las cosas en un solo sentido, de hecho, generalmente es un sentido negativo, sin embargo, algunas veces las cosas que nos retrasan nos rescatan de algún suceso o inconveniente, pues lo mismo ocurre al perder.

Algunas veces al perder, nos liberamos de cosas, situaciones y personas que quizás no nos convenían, más sin embargo, manteníamos esa relación en nuestra vida, cuando se pierde un empleo, cuando se termina una relación, cuando sentimos que perdimos una oportunidad, algo maravilloso puede cambiar nuestra vida, al cerrarse una puerta, se abre una ventana y solo el tiempo nos demuestra, que siempre ocurre justo lo que debe ocurrir, aunque no sea conforme a lo que deseamos.

 ¿Tiene que ser así? ¿Tengo que perderlo todo? -Nada se pierde -dijo ella-. Todo se transforma. Michael Ende

perdiendo tambien se gana

Aprender a perder, no es una cuestión de humildad únicamente, se trata de aceptar, de mantener la serenidad, de resignarnos y dejar que el tiempo haga su trabajo y demuestre su efecto, al igual que siempre es mejor lo útil a lo agradable, es necesario mirar hondo y poder estudiar el verdadero sentido de aprender a perder.

Cada día al despertar, se abre una nueva oportunidad, resistir, aceptar, aprender y continuar, es la manera más sensata de recibir aquello que nos merecemos y liberarnos de aquello que no nos merecemos, para bien o para mal, es parte de la experiencia de vivir.

Lea:   4 signos del zodíaco que se enfrentará a los mayores cambios de su vida en 2018

 

Si no sabes perder, nunca sabrás ganar, y si no sabes no juegues. Jack welch

Solo debemos darnos el tiempo necesario para sanar, darnos la oportunidad de abrir los brazos a lo nuevo y a aquello que llega tras lo que hemos perdido, pues la mayoría de las veces, invertimos mucho tiempo y energía en el pasado y nos perdemos el presente.

Aceptar lo que nos ocurre diariamente, con humildad y resignación, nos conecta con las acciones correctas, si debemos actuar con justicia o dejar que sea el tiempo el que actúe, analizar los escenarios y apartar las emociones negativas, nos permitirá fluir con nuestra vida en total armonía, no resistencia.

Por: Marvi Martínez

via Rincon del Tibet

Menú de cierre

Send this to a friend