Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Vivir la Vida

20070314193033-alegria

No tomes a la vida como una carrera. No es la vida una competencia hacia una meta de llegada. Dios no quiere que llegues a El por lógica inercia o con apuros fanáticos. No quiere que al final digas: “solo se trataba de esto y nada más”. No.

La vida es más que la suma de seres vivos, la vida es un tesoro compartido, un brillante tiempo que ilumina al universo mismo en cuanto te ha sido dada, porque allí es donde nace la esperanza, en donde hay un soplo cálido de estrellas, una ilusión corriendo en el cielo, un soplo de eternidad.

La vida es la sonrisa de una madre en el recuerdo, es la palabra y la mirada de nuestro padre, llenos de comprensión y misterio que nos hablan en algún rincón de la memoria. La vida es saber disfrutar y compartir el cariño inmenso que nos rodea cuando estamos juntos, y lo comprobamos en una reunión familiar, cuando nace un nuevo integrante, cuando se casa un pariente, en un cumpleaños. Los ojos llenos de esperanzas, la piel fresca de alegría. La vida es un abrazo temprano a quienes queremos y un beso sincero en el encuentro.

Cuando aprendas a oír el corazón de las cosas, cuando veas con los ojos del alma la razón de lo que no tiene razón, entonces comprenderás que la vida es más que la suma de sus partes, que es la esencia misma danzando en el espacio, cantando en el viento, mojándote con lluvias, abrigándote en el silencio de un noche, o frente al misterio del fuego y la tierra, comprenderás.

Comprenderás que el otro tambien tiene inquietudes y miedos ocultos, que tambien siente respeto por algo, o alberga culpas que no logra sacar, sonrisas que no puede brindar, deseos de ser amado, y ¡tantas, tantas cosas más! …. como tambien tienes tú.

También en soyespiritual.com:   ¿Cómo convivo con mis fracasos?

Verás que el otro es parte de tu vida y tu vives porque hay otro que vive para verte, que aprendiste muchas cosas, porque otro te las enseñó. Tus padres, tu escuela, tus amigos, la vida misma. Comprenderás que vivir es siempre un camino que solo se hace al caminar, con la mirada franca y la esperanza de un beso lejano en algún horizonte. Sabrás que transitamos por un sendero único e irrepetible porque es la huella que vamos haciendo en el mundo, nuestra pequeña marca, nuestra gran señal, que escribimos en los renglones de un relato compartido, en un libro que no se termina jamás. Y tan solo de nosotros depende un verso mejor, hacer alegrías, entristecer las palabras, un momento de olvido o una canción de amor. De nosotros depende elegir la forma de mejorar nuestro destino y que cada día sea un canto al sol.

La vida es para aprender a amar y a perdonar, a olvidar cuando debemos olvidar y a recordar cuando debemos recordar. La vida es para ampliar los afectos y reflexionar sobre nuestras vivencias, para que pensemos en los frutos de nuestros actos y veamos sin ningún tipo de adorno o justificaciones oportunistas lo que hemos hecho en el tiempo y si podemos, volver sobre nuestros pasos para cambiar alguna situación.

No ocupes tu tiempo en ver solo el aspecto negativo de las cosas… sueña, imagina, planea una salida, invita a alguien a comer, da un abrazo y ríete con las personas que sonríen, ama con las personas que aman, alégrate con quienes te alegren el día, haz las cosas más simples porque en lo simple brilla una pequeña luz que se hace fantástica e inmensa a los ojos de quien sabe atesorar ilusiones.

También en soyespiritual.com:   La Ley de Atracción Relativa a la Conciencia.

Nunca hagas o digas algo que resulte demasiado duro a una persona solitaria, porque aunque a ti te parezca que en circunstancias normales, cualquiera lo tomaría con naturalidad, una persona solitaria podría verse herida mortalmente, pues su mente y su corazón son más sensibles a las influencias del exterior. Trata de llevarle un motivo de felicidad, un minuto de alegría, un momento de amor y te lo agradecerá infinitamente.

Sabes, la felicidad es pariente de la belleza y la belleza es el rostro de la verdad. Cuando descubrimos una verdad, descubrimos algo bello, y lo bello solo puedo regocigarnos en el alma porque la verdad y la belleza son atributos de Dios. No pienses en aquello, que la verdad es “dura”, lo duro, feo o desagradable no es la verdad, eso se llama realidad, la que el ser humano crea todos los días con su increible capacidad de nombrar y clasificar. La verdad es otra cosa, la verdad es el motivo de la felicidad y la libertad, porque nos libera de fantasmas y dudas al caminar, porque nos hace bellos si la sabemos cuidar, porque es final del camino al que hemos de llegar.

La vida es un encuentro entre Dios y tú. Disfruta tu tiempo sabiendo que el pasado y el futuro son instantes de una realidad que se actualiza de acuerdo a tu conciencia, la cual se enciende a cada instante e ilumina todo lo que toca.

Recuerda que la vida es más que la suma de seres vivos, es un tesoro compartido del cual formas parte. Cuando comprendas esto, llenarás tus pulmones vacíos con un soplo de eternidad y serás uno con la vida, y la vida te sonreirá.

© Miguel Angel Arcel

Cerrar menú

Comparte con un amigo