Viviendo en el Tiempo del “Ahora”

ahora
por Dana Mrkich
www.danamrkich.com
9 de Octubre 2013

Traducción: M. Cristina Cáffaro

Vivir en el AHORA es una sensación interesante, casi parece que no estamos sobre suelo firme; sin embargo, en realidad es más estable que donde acostumbrábamos a pararnos constante y predominantemente: en el pasado o en el futuro. Vivir en el pasado puede traernos emociones como ira, lamentación y resentimiento gran parte del tiempo. Vivir en el futuro resulta en mucha preocupación, miedo, duda y ansiedad innecesarias que no nos ayudan. Vivir en el Ahora se siente… bueno, al principio se siente extraño. Sí, puede sentirse muy calmante y tranquilizador el permitirse confiar en la vida, en sí mismo y en la conexión con aquello que te guía, todo el tiempo. No obstante al principio puedes sentir que estás en el vacío; ni aquí ni allá.

Estamos acostumbrados a apegarnos a las cosas, a las pertenencias, a las personas, a las situaciones, a los empleos. Si se saca al “tiempo” fuera de la ecuación, de repente un montón de cosas se vuelven irrelevantes. Simultáneamente unas pocas cosas sobresalen como verdaderamente valiosas y preciosas para ti, conduciendo a una mayor apreciación de lo que es verdaderamente importante, y a un mayor deseo de vivir tu vida de acuerdo a eso.

Vivir en el Ahora conduce a una sensación de desapego en relación con ciertas situaciones que antes te hubieran mantenido “enchufado”. Idealmente, esto es un desapego saludable de aquellas cosas que realmente no te servían, pero los desapegos de cualquier tipo pueden sentirse desconcertantes. Pueden hacerte sentir “desconectado” si es que has estado demasiado apegado a alguien o algo exterior a ti, o si previamente referías tu sentido de identidad a ese alguien o algo.

Lea:   Cuando una mujer dice BASTA, no hay nada que la haga cambiar de opinión

Hace poco apareció un comentario muy relevante de alguien que dijo: “Bueno, ¿vivir en el Ahora significa no preocuparse por las facturas del mes próximo?” Dejo constancia de que he aprendido a no preocuparme por las facturas de la próxima semana, ni qué decir del próximo mes; y sí, esto incluye esos momentos en que no tengo idea de dónde vendrá. He aprendido a confiar, no por fe ciega, sino por una experiencia tras otra en las que el dinero que realmente necesitamos siempre llega cuando más necesario es. Esto no significa sentarse a esperar que caigan milagros del cielo. Uno aprende a escuchar a sus instintos, a seguir los avisos y los empujoncitos internos. Son las llaves que destraban y abren las puertas de la oportunidad. Son las miguitas de Hansel y Gretel que nos conducen a sincronicidades mágicas (naturales). Son nuestro GPS interno funcionando, ofreciendo momentos de claridad en lamparitas que dicen: “¡Por aquí, por aquí!”

En un momento al azar, o no tan al azar, hace 21 años, me quité el reloj y no he vuelto a usar ninguno desde entonces. ¿No tener un reloj pegado a mi cuerpo me habrá ayudado a vivir en el “Ahora”? Por supuesto que tengo que mirar relojes, como todos, porque hay lugares a donde ir, personas con quienes encontrarse, etc. (En realidad nunca tuve reloj en mi casa tampoco – no es difícil enterarse de la hora, gracias a los teléfonos, computadoras, coches, etc.). Personalmente creo que a mí me ayudó. Sin embargo, tengo curiosidad: ¿alguien más sintió la necesidad de no usar reloj? ¿Ha sentido que esto marcó una diferencia en su vida?

Lea:   Cuando una mujer dice BASTA, no hay nada que la haga cambiar de opinión

© Dana Mrkich 2013 Se concede permiso para compartir libremente este artículo a condición de que se dé crédito al autor y se cite la URL www.danamrkich.com

www.facebook.com/danamrkichnews

Difusión: El Manantial del Caduceo http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Sígueme en Facebook

© Dana Mrkich 2013. Se concede permiso para compartir libremente este artículo con la condición de que se dé crédito al autor, y se incluya la dirección www.danamrkich.com. Pueden seguir a Dana en Facebook en www.facebook.com/danamrkichnews

Con la debida autorización de Dana Mrkich, su material traducido al español se puede descargar en archivo Word desde el sitio creado en http://www.manantialcaduceo.com.ar/dana_mrkich/visiones.htm

El Manantial del Caduceo agradece a las personas que comparten y distribuyen estos mensajes tal cual se publican, con todos los créditos correspondientes, pues así reflejan su propia transparencia al difundir la luz. Lamentablemente, otras personas no actúan de esa manera y modifican o eliminan los créditos, impidiendo así que sus propios lectores tengan acceso a los sitios donde podrían encontrar mayor información. Vale la pena recordar que todos los sitios individuales que hospeda El Manantial del Caduceo han sido autorizados por los respectivos canalizadores/autores y contienen todo el material con sus traducciones autorizadas.

Estamos en una nueva energía, creando un mundo nuevo. Seamos conscientes de nuestras elecciones. ¿Queremos seguir creando competencias y desazón? ¿O preferimos la colaboración e integridad? Por favor, honremos la labor de cada persona que hace su parte para que nos lleguen estos mensajes, respetando la totalidad de los créditos. Gracias.

Menú de cierre

Comparte con un amigo