Hace menos de un año publique un video, un diálogo interior, en el cual planteaba que por naturaleza  “SOMOS DADORES DE AMOR INCODICIONAL”, [1], siendo esta cualidad una expresión innata de nuestra naturaleza Divina y humana.

A partir de ese momento en mi vida me aboqué a profundizar vivencialmente e intentando que cada acto de mi existencia este promovido desde el Amor Incondicional.

Hoy tengo la intención de compartir este proceso de aprendizaje, no desde un marco teórico, ni desde planteos intelectuales sino desde el campo de mi propia experiencia de vida

AMAR,  ACEPTAR e INTEGRAR 

El AMAR y el ACEPTAR lo que piensa, lo que siente y lo que vive nuestro semejante e INTEGRAR esa totalidad de vívidas sensaciones a nuestro Ser, nos permite amar sin condición alguna a ese semejante en todas sus posibilidades, con sus luces y sus sombras. Es cierto que a veces este AMOR INCONDICIONAL nos lleva a ACEPTAR e INTEGRAR situaciones que pueden estar en las antípodas de nuestro sistema de creencias y de nuestro sentir… NO se trata de dejar de SER UNO, sino ejerciendo estas tres virtudes trascendentes con ese semejante, reconocemos su condición humana y su potencial divino. Esta actitud nos permite aniquilar las barreras de la separatividad, abonar el terreno común, amando aceptando, e integrando la DIVERSIDAD en todas sus posibilidades, permitiendo que ese semejante sea en uno y uno sea en él.        

EL AMOR, LA ACEPTACIÓN y, LA INTEGRACIÓN  se sostienen por una energía luminosa que emana nuestro corazón y nos da las fuerzas necesarias para traspasar las fronteras de nuestro Ser y   expandirla  al Universo.

image

 

EL OSCURO TRANSITO POR EL  ESPACIO DE LA DUDA

Por transitar  esta nueva forma de experimentar la vida no se está exenta de entrar en el oscuro espacio del EGO a través de la DUDA, del MIEDO, del AUTOBOICOT y del APEGO, vale decir, de los soportes primordiales del VIEJO PARADIGMA y desde ese oscuro espacio poner en crisis al NUEVO PARADIGMA que se sostiene en el AMOR INCONDICIONAL.

Lea:   Los 7 tipos de empatía que están aquí para cambiar el mundo

Al entrar en las profundidades egoícas sentimos que nuestra existencia está en caída libre, en un insondable abismo. Sólo cuando podemos asentarnos en nuestra fe, escuchar nuestra voz interior, vale decir, cuando dejamos que esa energía luminosa emerja desde el centro de nuestro corazón, nos empoderarnos de nuestro Ser y despejamos el enmarañado espacio de dudas, apegos y miedos… las sombras se disipan pues hemos traído luz a este espacio…

CUANDO UNO SE EMPODERA, SUELTA y LIBERA, SABE QUE NADA LE PERTENECE, PERO QUE TODO ESTÁ INTEGRADO A SU SER.

Este verdadero vaivén vibracional entre ambos paradigmas, nos lleva algunas veces a estar con un pie en cada polo (Paradigma) y en otras oportunidades a lanzarnos en un salto cuántico al abismo, al misterio y fluir en las insondables praderas de un mundo nuevo y desconocido aún para nosotros.

LOS CAPRICHOS DEL EGO

Cuando uno no es capaz de empoderarse de la energía del AMOR INCONDICIONAL, está permitiendo que el Ego se apodere de nuestra vida. Y es ahí cuando éste hace estragos en nuestra existencia, vulnerando nuestra confianza y a través de la DUDA generando un espacio para que  resurja el MIEDO.

Permitir que el Ego gobierne nuestra vida es un verdadero  AUTOBOICOT que impide que traspasemos el umbral del Nuevo Paradigma, son emboscadas que nos detienen, que frenan el anhelo de cambio.

Los cabildeos emocionales y mentales teñidos por las sombras de la DUDA y del TEMOR inexorablemente nos llevan a desterrar cualquier intención de cambiar el rumbo hacia el Nuevo Paradigma, y provocan una resistencia que nos enceguece y no observamos cabalmente lo que la vida nos plantea. El Ego nos lleva a pretender un futuro a nuestro antojo y esta distorsión nos saca de nuestro centro existencial, desarmonizándonos y nos hunde en las ciénagas del viejo paradigma, que no es ni más ni menos que el de la SEPARATIVIDAD, dónde el Ego es coronado Soberano de nuestra existencia.

Lea:   Cómo ser positivo en 10 pasos fáciles para salir de la depresión

Al mantenernos en esta ilusión no   vivimos plenamente el mágico presente, este AQUÍ y AHORA.

La propuesta del Ego es la permanente ilusión de la “Seguridad” en el futuro o vivir en un permanente estado de CULPA sobre nuestra actuación en el pasado.

Cuando asentamos nuestro Ser focalizando toda nuestra atención y nuestra conciencia en el Presente, volvemos a empoderarnos en la ENERGÍA del AMOR INCONDICIONAL.

EL AMOR INCONDICIONAL NOS DA UN BRILLO ESPECIAL EN LA MIRADA Y REFLEJA NUESTRA LUZ INTERNA

Al vibrar en armonía  en la frecuencia del Amor Incondicional,  manifestamos una energía sublime capaz de encender cada una de nuestras células y reflejamos nuestra esencia en el Cosmos.

El Amor es una energía que no ha sido diseñada para ser acopiada, sino que es para ser ofrendado en cada acto de nuestra vida, es una energía inagotable.

Es cierto también que aún nos falta integrar el estado de INCERTIDUMBRE PERMANENTE como algo concreto para nuestra vida. Pues más allá de nuestro trabajo de autoconocimiento, siempre hay un atisbo del viejo paradigma, que se sostiene  ilusoriamente en un sistema basado en “Seguridades”. Así es… vivimos un atisbo de soltar amarras y a la primera de cambio, queremos seguridades…

NO PODEMOS EMPODERARNOS EN EL AMOR INCONDICIONAL SINO VIVIMOS CADA INSTANTE EN EL PRESENTE

Al empoderarnos en el AQUÍ y en el AHORA nos permite vislumbrar los cambios permanentes que el Devenir trae consigo.

Al transitar el sendero del AMOR INCONDICIONAL aprendemos a ACEPTAR  lo que la vida nos presenta en cada instante de nuestra existencia sin poner resistencias y vivimos el momento presente experimentando las situaciones que están frente nuestro de las cuales extraemos experiencia de vida, sabiduría.

Vivir el AMOR INCONDICIONAL es la aproximación más armónica para descubrir  nuestra DIMENSIÓN COMO SERES DIVINOS.

image

 

 

 

Jorge Luis Bona

16 de Enero de 201

Menú de cierre

Send this to a friend