Trabaja, trabaja y trabaja

trabaj

Trabajar sin esperar nada a cambio, eso es lo que debéis llegar a realizar. Porque no hay peor obstáculo que esperar ser reconocidos y apreciados por vuestro trabajo. Esperáis, esperáis… y esta espera os paraliza. Si estáis siempre esperando un signo de aprobación o de ánimo – lo que quizá no llegue nunca – vuestra actividad se resentirá. Sin embargo, el ser humano sólo puede desarrollarse con la actividad, la de
su cuerpo físico, pero sobre todo, la de su corazón, su intelecto, su alma y su espíritu. Cuando esperáis un reconocimiento bajo la forma que sea, ¿no sentís acaso que os limitáis y que algo en vosotros se ensombrece? Decidíos pues a actuar por la única y sencilla razón de que sentís que es útil y bueno. No esperéis nada a cambio y viviréis en la libertad y la luz.

Visita Wadie.com

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Lea:   Cuando tu alma llora: 5 Señales de Que La Vida Te Está Asfixiando
Menú de cierre

Comparte con un amigo