Nunca es demasiado tarde para tomar una decisión diferente.

Mi marido será el primero en decirte que puedo aferrarme a las cosas. Pasé meses aferrándome a un comentario que un amigo hizo sobre mi escritura. Le mencioné que me sentía atrapada en un proyecto y ella me dijo: «No es como un trabajo real. No tienes que hacerlo».

Estaba furiosa cuando dijo esto, pero no le dije ni una palabra. Dejé el comentario por unos días, diciendo «está bien», pero tan pronto como su nombre salió a la luz? Eso era todo en lo que podía pensar.

Puedo ir incluso más atrás. Cuando tenía unos seis años, un niño pequeño en el autobús me llamó bruja. Puede parecer algo pequeño que los niños de primer grado se burlen unos de otros, pero no puedo decirles de cuántas maneras ese comentario ha llegado a mi propia imagen desde entonces. A veces pensaba que estaba irremediablemente atascada en mi psique. Y aún así, treinta años después, de alguna manera tomé la decisión de procesar y resolver esa memoria.

Nunca es demasiado tarde para elegir.

Cuando recuerdo el poder de mi intención, no importa cuánto tiempo me lleve, vuelvo a casa conmigo mismo con una perspectiva más profunda y buena voluntad. Mis decisiones suavizan el enojo, el miedo y la tristeza que una vez sentí. Recordar mi poder de elegir restaura la dulzura en mis pasos y palabras. Veo un mundo completamente nuevo a mi alrededor.

Desde ese lugar del recuerdo, todas las opciones positivas y fortalecedoras que tengo a mi disposición emergen de la niebla mental. Puedo elegir entre hacer una pregunta, resolver un problema o pedir ayuda. Puedo elegir dar un paseo, meditar, tomar un bocadillo, regar las flores o contar mis bendiciones.

Cada paso positivo conduce a más y más elecciones positivas.

Tantas cosas están fuera de mi control, y estoy aprendiendo a dejar de querer que sea de otra manera. Ahora entiendo que esto sólo sucede a través de mi elección.

Históricamente he querido seguir un plan, no seguir la corriente. Y he dependido de que esos planes se realicen sin problemas para sentirme segura.

Aquí hay un ejemplo: Cuando mi esposo mencionó que había encontrado un nuevo trabajo hace unos años, quise saber todos los detalles. No, yo quería más que eso. Quería estar tan involucrada en el proceso que supiera exactamente lo que estaba pasando. Cuando no consiguió un nuevo trabajo, quise saber por qué y qué significaba.

Por supuesto, la vida no funciona de esa manera, y al colgar mi seguridad en detalles que no podía controlar, renuncié a mi propio poder.

tienes el poder de elegir

Cuando pude reconocer ese patrón, me abrí a elegir de manera diferente. Si quiero más seguridad, puedo elegir buscar las cosas en las que confío, como mis valores, fortalezas y el proceso de aprendizaje, en lugar de las cosas que podrían salir mal. Si quiero sentirme más en paz, puedo optar por hablarme a mí mismo con más amabilidad y no con más críticas. Por encima de todo, puedo elegir tener mi propia espalda pase lo que pase.

Lo que estoy aprendiendo de esto es que hay mucho sobre lo que deliberar y muchas maneras de elegir.

Puedes elegir establecer un pequeño límite cuando estés exhausto de mantener la paz.

Elijo ser fiel a mí mismo. Que mi honestidad restaure lo que se ha agotado.

Puedes elegir transmitir bondad amorosa cuando veas las imágenes del sufrimiento en las noticias.

Que todos los seres estén a salvo. Que todos los seres vuelvan a la paz. Que todos los seres encuentren la libertad.

Usted puede elegir reconocer nuestra experiencia humana compartida cuando se sienta más solo.

En este momento, recuerdo que en mi alegría y sufrimiento, estoy conectado con toda la humanidad.

Y cuando estás en la cima del mundo, puedes elegir disfrutar de él.

Dedico este momento a la profunda gratitud que siento. Elijo deleitarme con esta alegría hoy.

Siempre hay algo que puedes elegir. Por lo tanto, elija calmante, de la manera que sea capaz. Elija buscar cosas por las que sentirse bien. Y si no hay nada más, elija ser lo más intencional posible. Siempre con aceptación para la parte de ti que olvida.

A partir de ahora, empezando por lo pequeño, recuérdese de su poder para elegir. Aquí está el cómo:

Empieza por ti mismo.

Ofrece todo lo que tengas encima en este momento -tu corazón que late, tu aliento, tus manos, tus ojos leyendo estas palabras- a tu poder para elegir. Con ese poder, dedica este momento en el tiempo a tu salud o felicidad, a una nueva historia, o a cualquier cosa que resuene contigo.

Dedico este aliento a mi felicidad.

Dedico este día a mi salud.

Con cada palabra que leo, que recuerde mi poder para elegir.

A partir de ahí, si se siente inspirado, añádale otra opción: dé un paso positivo que apoye su salud y felicidad. Haga planes para hacer lo mismo mañana.

Si ningún paso te llama, está bien. Sonríe y agradécete a ti mismo por esta elección.

Luego, enfoca tu poder para elegir a alguien que amas.

Por un momento, ofrezca lo que esté a su alcance.

Dedico esta hora a la gente que más quiero. Que el latido de mi corazón les conceda salud, felicidad y seguridad.

Una vez más, construya sobre esta intención con una elección si se siente bien. Levante el teléfono, eche una mano o envíe un mensaje de texto rápido.

Si no se necesita o no se puede acceder a ninguna acción ahora, está bien. Sonríe e imagínalos recibiendo tu dedicación de todos modos.

Puedes extender tu poder para elegir tan lejos como quieras.

Dedique cada paso que dé al cruzar la calle al bienestar de todos los transeúntes. Luego, añada lo que corresponda con otra opción. Sonríales. Haz contacto visual. Envíeles mentalmente buenos deseos para su día.

Dedique su viaje de hoy a traer armonía a una relación desafiante. Si se siente accesible, haga otra elección. Haga una lista de sus rasgos positivos. Nombra una forma en la que puedas responder de manera diferente. Perdona si eres capaz y quieres. Si nada más, elija estar alerta a cómo su atención alimenta su experiencia interna de conflicto y elija nutrir algo nuevo.

Con tu poder de elección, da voz a tus deseos más profundos para el planeta y para todos los que lo habitan. Hazlo tan grande como quieras.

Hoy dedico mis palabras al mensaje de amor. Que todos los que me encuentro reciban este mensaje y me ayuden a difundirlo a través de sus palabras. Que este mensaje prolifere y llegue a todos los seres.

Envío mi amor al planeta. Puedo ayudar en la purificación del aire, la restauración de nuestros océanos, y la salud de todas las criaturas de cualquier manera que esté disponible para mí hoy.

Y luego, toma cualquier acción que se te presente. Si no hay acción disponible, está bien. Sonría y sepa que ha fortalecido su poder para elegir de todos modos.

Si una opción le interesa, quédese con ella. Trabaje con él mientras se sienta bien. Podría ser un día, una semana, un mes o más. Amplíelo con más opciones según sea apropiado para usted en su situación actual.

Presta atención a lo que sucede mientras practicas esto. Tal vez notará que las nuevas ideas fluyen más fácilmente. Tal vez se sienta motivado para dar un paso positivo que ha pospuesto por un tiempo. Si todo lo que sucede es sentirse más despierto y empoderado, entonces bien vale la pena el esfuerzo!

No importa lo que surja en tu día o en tu corazón, recuerda que siempre hay algo que puedes elegir. Que todos recordemos el poder que tenemos.

Cerrar menú