Comprender la historia familiar de la que uno viene,  genera la posibilidad de liberarse de viejas heridas generacionales que entorpecen el avance.

1-Revisa tu árbol familiar y responde a esta pregunta:
¿A quién reparo yo?
Los especialistas en Bioneuroemoción observaron que una manera de descubrir la respuesta a esta pregunta es a partir de fechas de nacimiento: si es coincidente o muy cercana a la de un familiar, estamos “reparando esa vida”.

2-Tomar conciencia:
-¿Que ha pasado en mi familia? ¿Qué información me llega de esos sucesos de mi clan?

3- Tenemos la información, sabemos qué pasó, queremos elegir algo diferente: ¿Y ahora qué?, ¿cómo actuar?

Agradecer y honrar a nuestros ancestros, honrar su destino tal como fue: puedes visualizarlos delante de ti y expresar tu agradecimiento y honra:
“Gracias por la Vida que me llegó a través de ustedes”.

heredo

También puedes expresar:
“Este programa que he heredado inconscientemente lo desactivo conscientemente”
“Vosotros por vosotros y yo por mi”

Luego, te giras, miras hacia adelante, hacia la vida y dices:
“Me abro a algo nuevo para mi… “

Inspiras y expiras conscientemente, al inspirar tomas nueva energía de un campo más grande (el campo del Espíritu de Dios) y pides con humildad y fe: “Por Favor” …

Das un paso hacia adelante, visualizas la luz dela Vida y te sientes guiado por Algo Más Grande: “Gracias…. Si….”

Y sigo entregándome a la vida como es…

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   DIOS ES EL GRAN AMIGO
Menú de cierre

Send this to a friend