Las riquezas de los árboles

arbol
“¡Qué riqueza, qué bendición son los árboles! Sobre todo cuando llegamos a sentir que toda esta materia sólida, compacta, es en realidad luz condensada. Sí, estos troncos, estas ramas, estas hojas, se alimentan de luz y son luz solar condensada.

¿Cómo no maravillarse ante el pensamiento de que el amor del sol se encuentra ahí, en abundancia? Y al purificar la atmósfera con el oxígeno que desprenden, los árboles son también nuestros benefactores y, por eso, aquéllos que viven cerca de un bosque son verdaderamente privilegiados.

Un bosque es, naturalmente, un lugar lleno de presencias. En cuanto empiezo a caminar entre los árboles, siento presencias. Por eso les hablo. Sé de qué manera dirigirme a ellos, cómo comulgar con su alma, y ellos me comprenden. Todos estos árboles están habitados, y los humanos serían más felices si fuesen conscientes y tratasen de mantener verdaderas relaciones con ellos. ¿Qué es una encina? ¿Qué es un abeto? ¿Qué es un eucalipto?… Hay que haber estado horas enteras junto a ellos para descubrir su alma y comulgar con ella.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

También en soyespiritual.com:   Otro mensaje fenomenal de Jim Carrey a la humanidad
Cerrar menú

Comparte con un amigo