Hola, soy Laura Foletto.   ¿Estás pendiente del “qué dirán”?

Soy de una pequeña ciudad del interior de Argentina y una cosa que me irritaba era el constante reniego de mi madre acerca de mi conducta: “¿qué van a decir los vecinos?”.  Ella y ellos se juntaban para intercambiar información acerca de lo que espiaban por detrás de las persianas cerradas.  Cuando nos mudamos a Buenos Aires, a otra ciudad chica del conurbano, la cosa no cambió.  Siendo rebelde y rara, yo era un blanco fácil.  Cuando me fui a vivir sola, mi madre lo ocultó por vergüenza por años.

En pleno centro de una gran urbe, me sentí libre finalmente.  Pocos me conocían y parecía que a nadie le importaba nada.  Con el tiempo, comencé a darme cuenta de que no era tan simple.   Tanta persecución había hecho su efecto y a una parte mía le influenciaba lo que opinaran los otros.  Tuve que hacer todo un trabajo interno para “limpiar” esta censura y obrar de acuerdo a mi esencia.

Pareciera que en estos tiempos modernos la costumbre está perimida… pero no es así.  Frecuentemente, escucho de pacientes y conocidos las trabas que ello significa y  los sufrimientos que depara.  Esta manía social es la consecuencia (terrible) de la interrelación que tenemos con nuestros progenitores primero y con los demás después.  Cuando niños, estuvimos pendientes del reconocimiento y la aprobación de nuestros padres constantemente.  Era el combustible para nuestra autoestima y crecimiento.  La mayoría de nosotros no la tuvimos como la necesitamos y deseamos, así que, de grandes,  salimos a buscarla neuróticamente.  Por un lado, hacemos cualquier cosa con tal de obtenerla; por otro, atraemos lo contrario porque así estamos programados (repetimos lo que conocimos en la niñez); por otro, criticamos a los demás, como nuestros padres hicieron con nosotros (más de lo mismo).  Es un cóctel explosivo: nadie vive feliz.

Lea:   12 Razones por las que la mayoría de los hombres no pueden manejar la empatía femenina

Laura Foletto

Nuestra mirada está siempre en el afuera, afectada por la reacción del otro.  Usada con cuidado, ella puede ser positiva si amplía y enriquece la nuestra, pero… ¿tenemos una propia?   En general no.  Para percibirla, es necesario que miremos hacia adentro.  Que comencemos a reconocernos en nuestras sombras y luminosidades, en nuestros logros y potencialidades.  Que nos aprobemos sin perfeccionismos ni exigencias.  Que nos disfrutemos con merecimientos y complacencias.  Que nos desarrollemos con entusiasmo e inspiración.  Que creemos y creamos en amor y confianza.

Entonces, cuando nuestras miradas se encuentren, sabremos quiénes somos y qué queremos y nos apoyaremos en el camino.  En algún momento, sabremos que la chispa que brilla en el fondo de los ojos es la mirada siempre amorosa de Dios/Diosa y nos reconoceremos hermanos.

LIBROS/CURSO ON LINE

Libros Digitales y Curso por Internet: CREACIÓN INTEGRAL. Módulos con recursos de Integración Cuerpo-Mente-Espíritu para disfrutar de una vida creativa, abundante y amorosa.

RECURSOS

Terapia en Consultorio  Terapia por Internet          Encuentros vivenciales   Sesiones para personas del interior y del exterior

SERVICIOS GRATUITOS

Curso: ¡Cambia tu actitud! Boletín quincenal – TIPs

Regalos para el corazón Palabras para el alma    Libro: ¡Disfruta tu trabajo!

Mensajes

Menú de cierre

Send this to a friend