image

Los pensadores superficiales se preguntan a veces: ¿ Puede cambiar la naturaleza humana? O dicen: con obstinación y pesimismo : “La naturaleza humana nunca cambia” , o “No se puede cambiar la naturaleza humana”.

La verdad es que no hay ninguna necesidad de que la naturaleza humana cambie. Por su naturaleza, el hombre puede llevar una cantidad ilimitada de bien o mal a su vida, y a su experiencia, utilizando positiva o negativamente sus facultades mentales. Así es su naturaleza, y no se puede concebir una disposición mejor. Cualquier cambio sería para peor.

Observe que la gente habla como mencionamos antes cuando alguien no ha mantenido una buena conducta, cuando ha sido egoísta, deshonesto o estúpido. Uno nunca escucha esos comentarios cuando se trata de acciones sabias o nobles. El pecado, la enfermedad y la muerte, la guerra y los conflictos, se producen porque el hombre piensa negativamente. Se olvida de Dios y piensa que él mismo es un ser material completamente aislado que debe cuidarse a expensas de otros, o perecer.

Sin embargo, el conocimiento de la bondad absoluta y de la omnipotencia y la omnipresencia de Dios se expande en la especie humana, y a medida que los hombres comprendan esa verdad, cada vez con mayor intensidad, “Siendo la naturaleza humana tal como es”, las condiciones mejorarán hasta que toda la raza alcance libertad y armonía. El hombre puede volverse a Dios en cualquier lugar y en cualquier momento, y al creer en Su cuidado y en su protección , y pensando en concordancia con esa creencia, llenar su corazón de paz y confianza, reconstruir su cuerpo, dándole salud y fortaleza y rodearse de condiciones armoniosas y alegres.

Cuando se presentan el miedo, la tentación , la ira o la tristeza, o cualquier otra cosa negativa, el hombre puede alejarla si piensa correctamente y recupera su felicidad y su confianza. Así fue como la Providencia hizo la naturaleza humana. ¿ Qué sentido tiene hablar de cambios?

Lea:   4 signos del zodíaco que se enfrentará a los mayores cambios de su vida en 2018

Tenemos la clave de la armonía perfecta y de la perfección infinita, ¿qué más podemos desear?

“Yo he venido para que tengan vida, y la tengan abundante”. Juan 10:10.

 

Emmet Fox

Menú de cierre

Send this to a friend