El propósito espiritual de la paciencia

La vida me ha enseñado que la paciencia es una virtud. Me he estado volviendo mucho más paciente de lo que solía ser. Es una de las lecciones que tendré que aprender en esta vida.

La paciencia es algo que se dice que todos tenemos que tener más, pero puede ser difícil ser paciente en circunstancias difíciles o en tiempos estresantes. A menudo queremos avanzar en nuestra vida, y tenemos que ir de un punto a otro tan rápido como sea posible, mientras que la paciencia se trata de un «alto» espiritual.

La paciencia a menudo está ligada al contrato de nuestra alma, y a la razón por la que hemos venido aquí. Tenemos que aprender ciertas lecciones antes de que podamos llegar al siguiente nivel. Podemos tratar de evitar la paciencia, y forzar las cosas a que sucedan a nuestra manera, pero recuerde que cada uno de nosotros ha venido aquí con un contrato del alma que nos guía a lo largo de nuestro camino. El yo superior siempre sabe cuál es el mejor y más fácil camino, pero tratamos de apresurar las cosas, y saltamos a las cosas y nos adelantamos a nosotros mismos, en formas que no deberíamos.

No siempre escuchamos nuestra voz interior, y para ello suele haber repercusiones. Ser impaciente sólo sirve para frenarnos, o complicar nuestro progreso. El espíritu nos está diciendo que podemos llegar a donde necesitamos ir, pero puede que nos lleve tiempo llegar allí. Nuestros guías intentan intervenir y mantenernos en pausa. Si tan sólo prestáramos atención y escucháramos.

La paciencia se trata de entendernos a nosotros mismos. Cuando envías un deseo al Universo, no puedes dictar cuándo va a volver a ti, pero debes confiar en que el Universo te va a llevar al lugar que quieres estar.

El crecimiento espiritual no es como la comida rápida. Toma tiempo para que sus raíces crezcan, y eso requiere que seamos receptivos y pacientes ~ Rabino Zalman Schachter-Shalomi ~

Cuando te sientas apurado e inquieto, pregúntate si estás poniendo el carro delante del caballo. ¿A dónde quieres llegar realmente? ¿Cuál es la urgencia? ¿Estás tratando de llenar un vacío? ¿Estás tratando de alejarte de tus verdaderos sentimientos? Cuando nos sentimos impacientes, tenemos que parar y echar un vistazo dentro, para ver qué es lo que nos hace sentir así.

También en soyespiritual.com:   Si tienes que lastimar a la gente para sentirte más fuerte, eres el más débil de todos

La paciencia espiritual es una necesidad, porque sin ella nuestro camino no puede desarrollarse como debe ser. Las cosas están destinadas a suceder cuando suceden, y en su propio tiempo divino. Aprender a ser paciente nos ayuda a realizar y comprender el propósito de nuestra alma.

Compartir en Facebook

Coimpartir en Whatsapp

Canal de Telegram