Piensa en lo bueno

feliz

Piensa en las cosas que te hacen feliz,
no en lo que te entristece.
Medita en la bondad del alma humana,
no en los vicios que la envilecen.

Considera las cosas buenas de que gozas;
no repares en las privaciones.
Admira las virtudes de tus amigos;
hazte el ciego a sus limitaciones.

Ten en cuenta lo que rinden tus negocios
en lugar de lamentarte de tus pérdidas.
Considera lo bueno que se habla de ti;
desoye agravios e impertinencias.

Da gracias por los días de salud y ventura
en vez de amargarte por los reveses.
Alégrate de la vida y la luz del sol;
no te quejes cada vez que llueve.

Llena de esperanza tus pensamientos;
desecha la duda en torno al futuro.
Mira cuántos tesoros has encontrado;
olvida los que quedaron ocultos.

Preocúpate por el servicio que prestas,
y no por lo que mejor te acomoda.
Piensa en la felicidad ajena;
¡así será como hallarás la propia!

«Por lo demás, hermanos,
todo lo que es verdadero,
todo lo honesto,
todo lo justo,
todo lo amable,
todo lo que es de buen nombre;
si hay virtud alguna,
si algo digno de alabanza,
en esto pensad.»

Desconozco su autor.

También en soyespiritual.com:   ¿Estás seguro de que deseas encarnar en la Tierra?
Cerrar menú

Comparte con un amigo