No soy pesimista… Soy realista

Muy a menudo, ser realista te da una mala reputación. La gente tiende a pensar que ver el mundo como lo que es – o ver la vida como lo que es – significa ser pesimista. Se cree que hacerlo implica sólo encontrar los aspectos negativos en las cosas. Pero eso no es cierto. Los realistas tienen una clara percepción de la realidad y pueden ver las cosas tal como son, y no como les dicen que son. Los realistas tienen sus propios puntos de vistas y no caen víctimas de la propaganda, el engaño ni los títulos.

Las personas realistas no están tratando de encontrar el “lado bueno” de cada situación y tampoco se quedan de brazos cruzados. Los realistas toman acción. No se preocupan por lo que pasó o por lo que podría suceder, descubren formas de hacer que las cosas vayan por el camino que ellos quieren por medio del esfuerzo. Y al final, saben que la vida puede ser muy cruel. Las cosas podrían no funcionar, pero no se rinden y siguen intentándolo. El vaso no está medio lleno y ni medio vacío – está justo a la mitad, y van a sacar el máximo provecho de eso.

Aquí te dejo 14 cosas que solo un verdadero realista puede entender:

1. El amor a primera vista no existe.

Por otro lado, la lujuria a primera vista es bastante real. Cuando se trata de la idea de amor a primera vista, “no puede ser tomada de forma literal”. No puedes ver a alguien en un Starbucks y sentirte inmediatamente enamorado.

2. Consigues lo que quieres sólo esforzándote al máximo.

Y aun así, no siempre se obtiene lo que uno se merece. La única manera de alcanzar tus metas es trabajando día y noche por ellas. Cuando las cosas no llegan, aceptas que así es la realidad de la vida y sigues adelante con otra cosa.

También en soyespiritual.com:   Psiquiatra comparte 20 consejos que le ayudarán a superar todos tus obstáculos

feliz

3. A veces tienes que aceptar que no puedes hacer algo porque no tienes el talento.

Tal vez quieres ser actor, pero no sabes actuar. O quizás quieres ser cantante, pero no tienes la voz. Es muy triste y desgarrador tener que renunciar a tus pasiones, pero será mucho menos doloroso que nunca tener éxito porque no tienes el talento suficiente.

4. No vas a conseguir tu trabajo ideal de buenas a primeras.

Tu primer trabajo probablemente va a ser terrible. Puede que odies a tu jefe, pero tendrás que respetarlo.Puede que odies el trabajo, pero tendrás que hacerlo. Nunca vas a llegar a donde quieres estar sin pasar por trabajos terribles primero.

5. Tu amor del colegio probablemente no sea tu alma gemela.

Y él o ella probablemente no va a cambiar de la noche a la mañana y transformarse en un adulto maduro con una comprensión real de la responsabilidad. Honestamente, probablemente no te cases hasta dentro de muchos, muchos años más. Aunque claro, pueden haber excepciones.

6. Tu mejor amigo es el banco.

El único amigo de la universidad que seguirá contigo por toda la vida es el banco. Préstamos de los préstamos de los préstamos de los préstamos. Gracias por mantenerte al día de mi vida querido banco. Eres un maldito.

7. Probablemente no vas a encontrar al amor de tu vida en esa fiesta.

Así que, probablemente deberías volver a casa y acostarte. Nunca nadie te amará tanto como Netflix.

8. La única persona a la que debes culpar por tus fracasos y agradecer por tus éxitos es a ti mismo.

No caigas en el juego de la culpa. Tú tienes el control de tu propia vida. Si te despiden, probablemente algo hiciste mal. Si recibes una promoción, es porque algo hiciste bien. Regocíjate de tus éxitos y aprende de tus fracasos.

También en soyespiritual.com:   ¿Estás seguro de que deseas encarnar en la Tierra?

9. Postergar puede sonar atractivo, pero no es lo que esperas.

Claro, suena fabuloso dejar para más tarde ese informe para salir a tomar con tus amigos, pero va a ser muy doloroso cuando te despidan por no hacer tu trabajo o cuando debas quedarte el fin de semana completo trabajando porque no terminaste las cosas para el lunes.

10. No hay que quedarse en el pasado.

Cuando las cosas no salen bien, hay que respirar profundo y seguir adelante, porque llorar sobre lo que ocurrió no va a solucionar nada.

11. Algunas veces, no existe una explicación para las cosas.

A menudo ocurre que no existe una explicación de por qué algo sucedió o no. Las cosas no siempre funcionan.

12. La única verdad es la ley de Murphy.

Todo lo que puede salir mal, saldrá mal.

13. No importa cuántas veces compres un billete de lotería, nunca vas a ganar.

Una de 175,000,000 personas gana la lotería. Esos tontos ganan mucho dinero a costa de los idiotas con esperanza.

14. Las personas te van a defraudar.

Deberías saber que enojarte es una pérdida de tiempo. Así que no te enojes y saca a aquellas personas de tu vida. No tienes tiempo para pensar en “la bondad de la gente”. Piensa en cómo salir adelante.

Por: Nicole Lavanchy.

Cerrar menú

Comparte con un amigo