image¿Qué tan a menudo cuestionas tus decisiones? Es un truco del lado negativo hacernos gastar preciosa energía en preocuparnos sobre si hemos tomado la decisión correcta o una equivocada.

Una vez que has tomado una decisión, no mires atrás.

Incluso si al final no es la mejor decisión, aún podemos aprender de ella.

Aunque la mayoría de nosotros nos consideramos como personas que comparten, probablemente caemos en la trampa de compartir con ataduras. Tenemos la tendencia a dar más a las personas que a cambio nos dan amor, amistad o seguridad.

Si realmente quieres practicar el compartir sin recibir nada a cambio, da algo a la persona que no tiene nada que ofrecerte.

Comienza con una persona a la semana, luego haz que sean dos. Esta es una práctica poderosa para que crezca nuestra capacidad para compartir incondicionalmente.

J.F. Kennedy dijo en una oportunidad: “Aquellos que piensan que una revolución pacífica es imposible harán que una revolución violenta sea inevitable”.

Esto es verdad no sólo para conflictos políticos, sino para conflictos prácticos también. Ninguno de nosotros va por la vida sin tener desacuerdos.

Cuando nos abrimos a la posibilidad de poder encontrar una resolución sin alzar las voces, sin palabras de ira y sin apretar el puño, podemos convertirnos en hacedores de paz en nuestro propio jardín e influenciar energéticamente a los hacedores de paz del mundo.

Yehudá Berg

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend