No es casualidad que la gente más inteligente hable menos que el resto – Soy Espiritual