Mi comprensión de la Verdad se profundiza y dirige mi vida

 

image

 

Construye algo dónde pararte

La comprensión es importante para desarrollar tu naturaleza espiritual. Ésta le pone pies a tus oraciones y le da a tus actividades espirituales una base dónde pararse. Tomás Dídimo es el discípulo que representa esta facultad. Tomás no siempre tuvo comprensión espiritual, mas él quería aprender. A él no le importaba hacer preguntas, y prestaba atención a las respuestas de Jesús. Jesús le ofreció una gran enseñanza: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Juan 14:6), señalando el papel del Cristo interno de revelar el camino espiritual.

Comprender comienza con preguntar y cuestionar. Cuestionar nuestro modo antiguo de pensar; e indagar acerca del “camino” y la “verdad”, deseando saber por encima de todo, querer conocer y comprender la Verdad espiritual. La comprensión es distinta a la sabiduría. La sabiduría o discernimiento sabe gracias a la luz blanca del saber puro. La comprensión sabe el por qué. Puede apreciar todas las partes del universo de Dios.

El centro de la comprensión espiritual está en el lóbulo frontal del cerebro, cerca del centro de la voluntad. La voluntad y la comprensión tienen que ser desarrolladas al mismo tiempo. La comprensión guía a la voluntad y la voluntad insta la comprensión a la acción. Permitir que las ideas divinas se desarrollen en la mente, ilumina todo tu ser. Tendrás nueva comprensión de ti mismo y de tu relación con el mundo. No comiences el proceso de desarrollar tu comprensión hasta que estés dispuesto a cambiar. Listo para cumplir con la propuesta de Pablo: “Renovaos en vuestro espíritu y vuestros pensamientos, y revestíos de la nueva naturaleza, creada por Dios en justicia y santidad verdaderas” (Efesios 4:23-24).

También en soyespiritual.com:   Esta es la razón de la infelicidad de cada signo del zodiaco y cómo arreglarlo

Estos son los pasos para desarrollar la comprensión:

1. Preguntar:

Debes estar dispuesto a preguntar, cuestionar y cambiar los modos antiguos de pensar de manera que puedas preparar el camino para nuevas actitudes y conceptos. El prerrequisito más grande para desarrollar la comprensión es el deseo sincero de buscar un modo mejor.

2. Percibir:

Este paso requiere que comprendas los conceptos espirituales, lo cual se logra gracias al estudio consciente y consistente de la Verdad. Debido a que deseas saber, no sólo estás motivado a estudiar sino que haces un esfuerzo adicional para asimilar los conceptos de la Verdad.

3. Deducir:

Para aprender a deducir debes meditar. Al meditar, mantén ideas de la Verdad y permite que éstas desarrollen nuevos conceptos y discernimientos. Este paso, a nivel intelectual, te lleva a un despertar mayor que el que podrás lograr por medio de libros y maestros.

4. Profetizar:

Tu comprensión te capacita a prever las respuestas sin pensar en ellas conscientemente. Continúa buscando la luz interna de la comprensión espiritual y, con amor, borra cualquier tendencia a juzgar o condenar.

5. Demostrar compasión:

La compasión le da nuevas profundidades a la comprensión gracias al amor. La compasión no es simpatía, ya que ésta incluye un aspecto de identificación con lo erróneo, es un amor comprensivo y perdonador que ve más allá del error a la Verdad, sin condenar.

6. Comprender:

La comprensión espiritual te capacita a ver claramente todos los asuntos, a recibir respuestas instantáneamente y a planear y ejecutar de maneras cabales, ordenadas e inspiradas por la voluntad. Te da algo dónde pararte y te inspira a tomar las decisiones que resultan en relaciones y condiciones correctas.

También en soyespiritual.com:   El tren de la vida, lee este hermoso relato cuando necesites fuerza

7. Iluminar:

La iluminación es la comprensión que ha sido desarrollada magistralmente. Es un estado de unidad en el cual vives en la luz perfecta y clara que ha desarrollado la comprensión espiritual. Ya no haces preguntas; no es necesario.

La comprensión es la actividad que cambia no sólo tu modo de pensar sino tu manera de vivir. En ti mora una esencia divina que tiene todas las respuestas. Confía en ella a medida que procedes a desarrollar tu comprensión de manera ordenada, armoniosa y afable.

Cerrar menú

Comparte con un amigo