Bienvenidos al mes de Sagitario, un mes lleno de Luz y milagros

Las personas nacidas bajo este signo son descritas como afortunadas, a ellos les gusta vivir al límite. Suelen depender de los milagros porque son conocidos por dejar sus deberes para el último momento. El interés de los sagitarianos en aprender simplemente por el hecho de aprender algo, los lleva a que les cueste continuar con su aprendizaje y a no terminar lo que comienzan. Sin embargo, su espíritu libre y su manera fresca de llevar la vida, les permite vivirla de manera exitosa.

Así mismo, a los sagitarianos les gustan los retos y son muy competitivos, de hecho, son tan competitivos que les cuesta recuperarse después de un fracaso. Sin embargo, en esos casos debemos tener presente en este mes la sabiduría de Winston Churchill: “El éxito no es el final y el fallar no es fatal, lo que cuenta es el valor de continuar”.

La Kabbalah nos enseña que las letras hebreas no sólo son parte de un idioma antiguo, sino que también son las bases del universo espiritual. Hay una letra hebrea que “controla” cada uno de los planetas del sistema solar y, a su vez, cada planeta controla a cada uno de los doce signos del zodiaco.

En este mes, Júpiter controla a Sagitario. Esto es importante para nosotros porque de todos los planetas del sistema solar, Júpiter es por mucho el más grande y poderoso y está encargado de dotarle equilibrio a los demás planetas, de hecho, sin la fuerza gravitacional de Júpiter, nuestro sistema solar colapsaría.

Además de su poder físico, Júpiter también posee poder espiritual. Júpiter es asociado con los milagros, esos eventos que nos parecen que están más allá de lo natural. En este mes, los milagros están a nuestro alcance, especialmente durante Jánuca, la ventana temporal de ocho días que funciona como nuestro almacén de milagros y energía para todo el año.

Lea:   Cuando una mujer dice BASTA, no hay nada que la haga cambiar de opinión

La tercera letra del alfabeto hebreo es Guimel y es la letra que controla a Júpiter. El número tres está conectado al concepto kabbalístico del sistema de las tres columnas, es decir, las tres fuerzas presentes en este universo: la fuerza de dar (columna derecha), la fuerza de recibir (columna izquierda) y el equilibrio entre estas dos energías, el deseo de recibir para compartir (columna central). Este mes debemos recordar que podemos cambiar el caos que nos rodea a través de la energía de la columna central, es decir, la habilidad de recibir para compartir. Todos hemos escuchado hablar de la inundación que destruyó al mundo en la época de Noé. Se dice que la inundación ocurrió porque la gente no se trataba con dignidad humana y, por eso, con el deseo de recibir para sí mismo, provocaron un desequilibrio en el universo.

Hoy en día no tenemos inundaciones (o al menos no como las de la época de Noé). Pero sí tenemos caos, sí tenemos rabia y sí tenemos avaricia. Yo quiero. Yo necesito. ¿Y yo? El pensamiento constante de “yo, yo, yo” provoca un agujero en nuestro escudo protector. Los pensamientos, acciones y obras egoístas actúan como una aguja que punza a nuestra aura protectora y, en un sentido global, a la capa de ozono que fue diseñada para protegernos a todos.

sagitario

Hay una conexión directa entre el medio ambiente y nosotros. Mientras menos respetemos a la naturaleza, más nos regresará ella esa energía negativa. Hasta los pensamientos y acciones egoístas y negativas que parecen insignificantes afectan al mundo en algún momento, aunque éstas no tengan (o no veamos) un efecto inmediato.

Sígueme en Facebook

Lea:   Cuando una mujer dice BASTA, no hay nada que la haga cambiar de opinión

Sin embargo, en este mes, la Luz de Sagitario puede ayudarnos a invertir este desequilibrio espiritual a través de nuestro esfuerzo colectivo en darle y regresarle equilibrio a nuestra vida y al universo.

Todo lo que ocurre en este mundo tiene un propósito: llevarnos a entender cómo abrir nuestra mente y corazón a la conciencia que debemos tener. No es cambiar quienes somos o lo que somos, sino ser quienes somos: un fragmento integrante de la partícula de Dios. Debemos permitir que nuestro “más querido enemigo” tenga su propia opinión mientras ésta vaya en armonía con el compartir y la dignidad humana.

Jódesh Tov (Que tengan un magnífico mes)

Karen Berg

Menú de cierre

Comparte con un amigo