Mantén tu boca cerrada

boca cerrada“Buscad primero el Reino de los Cielos.” ¿Y adónde está? Adentro. ¿Adentro… adónde? En su lugar natural de Divinidad.

Aunque frecuentemente es fácil ser honestos con otra gente y decirles adónde se han equivocado, decirte a ti mismo adónde te has equivocado puede doler.  Sin embargo, a medida que continúas confrontando las situaciones abierta y honestamente, comenzarás a descubrir tus errores antes de que sucedan.

Es posible que te des cuenta que si mantienes tu boca cerrada, puedes evitar muchas situaciones desagradables e innecesarias.

El apego es parte de lo común y corriente de la condición humana, porque la mente y las emociones tienden a hacerlo con cualquier cosa en que te envuelvas y te enfoques en el mundo. Puedes apoyarte al enfocarte en tu gratitud en lugar de enfocarte en tu apego.

Sé paciente mientras sanan tus “heridas” por la sensación de la pérdida. Puedes asistir asistencia interior al invocar el confort y la sabiduría del Espíritu.

Visita Wadie.com

John Morton y John-Roger

Lea:   Sencillas maneras de hacer tu vida más fácil
Menú de cierre

Comparte con un amigo