flor

“Cuando Jesús decía: «Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios», hacía una distinción entre los valores materiales, terrestres, y los valores espirituales, pero no preconizaba abandonar el mundo para volverse únicamente hacia Dios. No es cuestión de abandonar la tierra durante todo el tiempo que estemos en ella. En esta tierra solamente debemos poner nuestros pies y mantener nuestra cabeza en el cielo, es decir, poner la sabiduría y el amor en todas nuestras actividades, para que cada una de ellas nos acerque al mundo divino.

Tenemos una misión que cumplir en la tierra. Esta misión consiste en manifestar a Dios en cada cosa. Hay que vivir la vida terrestre del mismo modo que las plantas: ellas permanecen fijas en la tierra, pero la transforman y la hacen evolucionar. El hombre no solamente no debe abandonar la tierra, la materia, sino que debe concentrarse en ella para transformarla. Las plantas nos revelan cómo no abandonar la tierra, mientras se dirigen hacia el cielo. Ésta es una lección más que nos da la naturaleza.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   No obligues que tu hija bese a todo el mundo. Cuando vi esta campaña dejé de hacerlo
Menú de cierre

Send this to a friend