De esta manera marcha nuestra química, las personas indicadas tienen la capacidad de reducir esa adrenalina que circula por nuestro cuerpo cuando estamos dominados por el temor y hacernos generar esa dopamina que nos embriaga de calma y de seguridad, que nos hace sentir a lo largo de por lo menos un instante, que estamos bien, que estamos seguros, que todo cuanto nos amenaza, sencillamente desaparece.

Pese a que los abrazos generalmente tienen propiedades únicas para cada uno de ellos de nosotros, si proceden de la persona indicada, aquella en la que depositamos nuestra confianza, que sentimos como fuente de energía y no de una cualquiera, sino más bien justo de la que precisamos para levantarnos, simplemente los efectos son mágicos.

Esas personas tienen una conexión singular con nosotros y son a quienes llamamos mentalmente en el momento en que nos ocurre algo que estimamos indeseable, que hace que vacilemos o bien que nos invada el temor. Esas personas son para nosotros anclas que no deja que zozobremos, pilares que no nos dejan desmoronarnos y hasta alas que nos asisten a volar cuando lo precisamos.

Son las que hacen nuestra vida más fácil y sí, prácticamente todos podemos aseverar que tenemos cuando menos una persona que encaja en ese perfil, si no es de esta manera, tal vez es que no nos hemos dado la ocasión de darnos a alguien, de desarrollar esos vínculos que nos unen de forma incondicional.

Los miedos desaparecen cuando te abraza la persona correcta
Los miedos desaparecen cuando te abraza la persona correcta

Tal vez en estos casos lo mejor es empezar a sembrar lo queremos percibir, mas incluso cuando comprendamos los beneficios de esa siembra, va a ser mejor hacerlo sin las pretensiones de percibir su cosecha, sin pretensiones de favorecernos, sino más bien de favorecer a otros, por el hecho de que lo que conseguiremos a cambio va a ser de manera directa proporcional.

Si estás del lado de los agraciados que cuentan con su fuente ilimitada de recarga, simplemente agradece y robustece esa relación, pues son esas personas las que le dan un sentido singular a la vida, la que la hacen más bonita y más afable. Son estas personas las que nos hacen comprender que por más solos que nos sintamos en nuestras batallas, sencillamente no lo estamos, pues en alguna parte está alguien pensándonos, amándonos, preocupándose por nuestro bienestar, enviándonos sus oraciones y hasta sus ángeles personales y harían mucho a fin de que estemos bien.

El amor se cuida, inclusive cuando lo demos por sentado. En ocasiones solo pensamos en alguien, mas no nos tomamos un tiempo para decir presente y sí, es posible que del mismo modo cuando precisemos a esa persona, aun cuando tengamos bastante tiempo sin establecer contacto, esté como siempre y en todo momento allá, mas de seguro promoveremos nudos más enriquecedores si nos hacemos sentir de forma regular.

Cuidemos nuestros cariños y agradezcamos el hecho de contar con personas que son solo abrazarnos, mejoran nuestros mundos, rompen nuestros temores y hacen que todo deje de doler o bien de importar al menos a lo largo de un momento.

Los miedos desaparecen cuando te abraza la persona correcta por Sara Espejo – Rincón del Tibet

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend