Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¡Libérate de las tinieblas!

tinieblas

¿Os atormenta una pasión o una relación de la que queréis liberaros? No basta con decidir hacerlo para conseguirlo. La solución está en tratar de vincularos a otra actividad o a otra persona que sea de naturaleza o de carácter totalmente distintos a la que ha logrado capturaros. Haced de ella vuestro aliado y actuará como un poder benéfico que os ayudará a liberaros de vuestros tormentos. Debéis saber que la libertad absoluta no existe, que la ley de la atracción reina en todas partes.

Hagamos lo que hagamos, siempre estaremos «atados», y es ahí donde debemos ser lúcidos, donde debemos estar vigilantes.
Si queréis liberaros de las tinieblas, debéis trabajar con la luz, porque únicamente la luz tiene las propiedades químicas, o físicas si lo preferís, de expulsar a las tinieblas. Y cuando habéis conseguido conectaros con la luz, ésta os retiene en su campo de atracción, y ya no podéis abandonarla, los lazos nocivos han sido cortados.

Son muchas las ocasiones que diariamente os irritan por el comportamiento de tal o cual persona de vuestro entorno. Es entonces el momento de preguntaros si vale la pena detenerse en esta contrariedad. Si sois honestos, a menudo os veréis obligados a responder: «No». Y de esta manera dispersaréis esta materia pesada y oscura que amenazaba con aplastaros.

Analizaos, observaréis qué es lo que sucede normalmente cuando os dejáis llevar por la irritación debido a lo que alguien os ha dicho o hecho: automáticamente, este estado atrae el recuerdo de todas las demás experiencias negativas, empezáis a recordar todas las otras veces en las que el comportamiento de esta persona os pareció insoportable. E incluso, a menudo, no os detenéis ahí: empezáis a pensar en todas las demás personas que os parecen desagradables, antipáticas, incluso odiosas, y finalmente tenéis la sensación de que os estáis ahogando hasta el punto de no poder respirar. Decidme: ¿es esto inteligente?…

También en soyespiritual.com:   Si piensas que tienes un problema, entonces tienes un problema

Cuando cogéis un tren para trasladaros a una ciudad lejana, no siempre es posible tener línea directa: en un momento dado hay que bajar del tren para tomar otro, y debéis estar atentos para no equivocaros de estación.

En este gran viaje de la vida que habéis emprendido, también tenéis que llegar a un destino. Pero se trata de un destino interior, y poco importa el nombre que le deis. Es como una luz que brilla a lo lejos, y para acercaros a ella, debéis sentir cada vez en que momento tenéis que bajaros del tren para tomar otro. Ningún empleado de ninguna estación os dará esta información. En diferentes momentos de vuestra vida, la Providencia os presenta ocasiones para llegar a un grado superior de conciencia. Vosotros sois quienes debéis sentirlo y hacer el esfuerzo de cambiar de tren con el fin de acercaros a vuestro destino, porque estas ocasiones no van a presentarse de nuevo, ciertamente, o bien sólo mucho tiempo después. Y entonces, ¡cuánto tiempo perdido!

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Cerrar menú

Comparte con un amigo