Hoy en día, existen muchas personas que aun les cuesta soltar y liberar emociones que les sigue atando a un pasado doloroso lleno de rabias, odio, rencor, resentimientos.  Estas emociones están catalogadas dentro de los últimos niveles de vibración de energía, lo que significa que si no hacemos algo por nosotros mismos para aumentar esta vibración, nuestros cuerpos pueden enfermar y hasta causarnos enfermedades terminales tal como el cáncer.

Cuando experimentamos una emoción de baja vibración, nos enfrentamos a una pérdida o ruptura, sea amorosa, laboral, de amistades e inclusive dentro de nuestro núcleo familiar, activamos en nuestro subconsciente mecanismos de autodefensa que construyen muros en nuestros corazones para protegernos de esa emoción que estamos experimentando bien sea de culpa, pérdida, duelo, fracaso,  depresión, etc…; quedándonos anclados en un profundo dolor y muy comúnmente sumergidos desde el papel de “La Victima”. Otras personas pueden también elegir quedarse ancladas en la emoción de la rabia, odio, resentimiento, impotencia, venganza o rencor hacia esa otra persona. En cualquiera de los casos, no estamos liberando la emoción, sino que se queda atrapada dentro de nuestro cuerpo, pudiendo quedar grabadas en cualquier órgano(s) o parte(s) del cuerpo, y es ahí donde precisamente se manifestará la enfermedad o debilidad de nuestro organismo.

Por eso es la importancia de tomar consciencia de la capacidad que tenemos para sanarnos a nosotros mismos, reconociendo precisamente esas sombras que aún asechan a nuestro ser, a nuestra Alma; para permitirnos soltar y poder acercarnos mas hacia la luz que nos devolverá ese estado de paz y armonía en nuestros cuerpos Físico, Emocional, Mental y Espiritual.

Sabemos que no es una tarea fácil aceptar sucesos o vivencias que nos han causado tanto dolor a nuestra Alma. Pero les recomendaré algunos tips para que pueden empezar desde hoy a liberar ese pasado que tanto los atormenta.

2977540 / Pixabay
  • Lo primero que debemos hacer es vivir y experimentar este proceso de dolor. Vivir nuestro duelo. Cada quien es diferente y vive su proceso de una manera diferente a la otra persona, a su propio ritmo. Llora! no reprimas tus sentimientos.
  • Una vez experimentado esto, procedemos a reconocer cuál es la emoción que nos está afectando nuestro estado de paz mental, emocional, físico y espiritual.
  • Debemos prestar atención y darnos cuenta en que parte del cuerpo sentimos esta emoción, si es en el pecho, en el estómago, en el corazón o cualquier otro órgano del cuerpo. Inhalas profundamente y exhalas fuertemente como si estuvieses lanzando un dardo por tu boca. Repite varias veces hasta que no sientas mas dolor en esa parte de tu cuerpo o al menos logres quedarte calmado.
  • Reconocer el origen que nos llevo a vivir esta experiencia.  Aceptar tu responsabilidad! Al hacernos responsables de nuestras propia vida, aceptar que hemos creado lo que estamos viviendo, es cuando empezará tu proceso de sanación.
  • Perdonarnos a nosotros mismos. Puedes hacer una carta en donde anotes todas esas cosas que te molestan de ti mismo y/o de esa persona que sientes que te causó daño. Léela en voz alta varias veces y luego Quémala! Practica el Ho´oponopono para lograr trabajar el perdón, las cuatro palabras que curan Lo Siento, Perdóname, Gracias, Te Amo.
  • Reencuéntrate con tu Ser. Pide asistencia de tus seres de luz, ángeles, arcángeles o cualquier deidad a quien le tengas devoción. Así podrás ver con claridad el aprendizaje que obtuviste de este proceso. Las respuestas sólo las tienes tu, están dentro de ti!
  • Elevarnos a la frecuencia del Amor.  Una vez que logres alcanzar la paz y armonía dentro de ti, podrás ver todo desde un punto de vista diferente, verás y aceptarás con amor todo lo vivido y agradecerás esas experiencias, pues gracias a ellas, estarás de regreso en el camino donde debes estar.
  • Cerramos ciclos.  Al encontrarnos desde este estado de felicidad y tranquilidad mental, emocional, mental y espiritual; te permitirás acercarte a esa persona que causó daños en ti y perdonarla.  Si no quieres a esa persona de regreso en tu vida, puedes hacer una carta y te despides con amor deseándole lo mejor. La lees en voz alta y luego la quemas con una vela blanca mientras visualizas como te despides amorosamente de esa persona, agradeciéndole las enseñanzas que te dejó.
  • Vive el Aqui y Ahora!
Lea:   Cómo empezar de nuevo cuando tiene un mal día

Los invito a que practiquen esto, aunque no quiere decir que quizás no van a necesitar terapias profesionales.  Cada caso es diferente, solo TU sabes que necesitas en tu vida y estos son sólo algunos tips que son herramientas de auto sanación que quiero compartir porque ha funcionado en mi vida.

No somos seres perfectos, somos la perfecta creación de Dios! Varias veces les he comentado que somos seres de luz viviendo una experiencia en un cuerpo humano, lo que quiere decir que somos 50% cielo y 50% tierra; y esta bien equivocarnos, caernos y levantarnos.  Lo importante es que con estos aprendizajes tendremos la capacidad de reconocer inmediatamente el origen del problema y las herramientas para asumirlo, y soltarlo, así nada mas! No seguir acumulando mas cargas sobre nuestras espaldas. Todo lo que sucede en nuestras vidas es perfecto, y todo lo que estas haciendo hasta ahora esta perfecto!

Las cosas pasan por alguna razón y nada es casual en esta vida! La causalidad nos une!

Al tomar consciencia y practicar esto en nuestras vidas, empezaremos a sanar y a lograr el bienestar de nuestro ser, y tu Alma te agradecerá que hallas limpiado su karma para continuar con su evolución.

“El pasado ya no se puede cambiar, el futuro aun no ha sucedido, el presente Sí lo diriges TU!”.

Lluvia de bendiciones para todos mis hermanos de luz que nos hemos reencontrado aquí para sanarnos mutuamente!

Un abrazo de Luz!

Escrito por Analicia Masiero para soyespiritual.com

@analiciamasiero

@reikluzyarmonia

Visita www.luzyarmonia.com

Menú de cierre

Send this to a friend