¿Por qué creéis que la ayuda, el apoyo, deben veniros únicamente bajo la forma que esperáis? ¡Cuántas oportunidades se os presentan! Pero no las veis, no queréis verlas. Esperáis que tal puerta se abra ante vosotros, pero sigue cerrada… En vez de lamentaros ante esta puerta, pensad que puede haber otra, al lado, que se abra, O quizá ya está abierta, pero no la veis.

Esperáis la comprensión y la ayuda de alguien, pero éste no sólo no os la da, sino que se muestra desagradable. Pues bien, en vez de obsesionaros con esta decepción, mirad un poco mejor a vuestro alrededor: hay ciertamente otras personas dispuestas a ayudaros. Si os quedáis tan concentrados en vuestra decepción, no veréis a esos amigos que vienen hacia vosotros.

oportunidades

También en este sentido algunas pruebas son útiles: obligan a hacer o a descubrir aquello que no haríamos ni descubriríamos sin ellas. ¡Cuántas veces vuestra obstinación os ha impedido salir de vuestras dificultades! Así pues, de ahora en adelante, no os quedéis lamentándoos ante una puerta cerrada, ¡mirad bien a vuestro alrededor: si no es una puerta, quizá sea una ventana la
que esté abierta!

Sígueme en Facebook

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Lea:   Cuando una mujer dice BASTA, no hay nada que la haga cambiar de opinión
Menú de cierre

Comparte con un amigo