¡Cuántas críticas han lanzado los moralistas contra las mujeres! Entre los reproches que les han hecho, figura en particular su deseo de ser bellas y de los cuidados que dedican para ello. Sin embargo, esto no es algo criminal, al contrario; si las mujeres no hubieran buscado la belleza, hubiéramos visto venir al mundo generaciones de una gran fealdad. La madre es quién tiene la misión de transmitir la belleza a sus hijos. Puesto que ella los forma, durante el tiempo que los lleva en su seno, ¡sería tan beneficioso para sus hijos que se concentrara
sobre todo lo que es bello en la naturaleza, en el arte, y nutrirse con ello para que esta belleza se encarne en sus hijos! Los moralistas que han condenado en las mujeres su deseo de ser bellas, sólo las han visto como seductoras. No han comprendido que es la tarea de la mujer, de la madre, la de modelar la raza humana. Los hombres no piensan mucho en la belleza, tienen otras preocupaciones, así que, ¡si las mujeres no pensasen en ello…!

mujer

Las mujeres, pues, tienen razón de buscar la belleza para poder transmitirla a sus hijos. Pero deben solamente comprender dónde y cómo buscar la verdadera belleza, la belleza espiritual para que, a través de sus hijos, puedan un día hacer descender a la tierra los esplendores del mundo divino.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Lea:   Es en el momento presente cuando construyes tu futuro
Menú de cierre

Send this to a friend