image

La humanidad necesita más conciencia, menos justificaciones del odio refinado que usa  la máscara de las buenas intenciones.

Necesitamos integrar, no argumentar desde el autoengaño, desde nuestros espejismos colectivos, desde nuestros temores y terrores nacidos del prejuicio y las creencias en mitos sobre los comportamientos supuestamente "naturales" y "antinaturales".
Es mejor investigar en fuentes serias antes que seguir repitiendo y fortaleciendo los mismos mitos de siempre, que por cierto ya están muy superados por la ciencia y el análisis serio y bien documentado.
El amor tiene muchas manifestaciones.

La diversidad es la realidad de la naturaleza.
La homosexualidad no es una enfermedad, la homofobia sí lo es.
La homofobia es antinatural: el odio nacido del terror a lo diferente bajo condicionamientos culturales (percepciones condicionadas, subjetivas y relativas de la realidad) no corresponde a la naturaleza esencial de lo humano, sino que es una respuesta reactiva que suele generarse desde los temores profundos a lo diferente, a lo desconocido, como los temores inconscientes hacia quienes tienen otras creencias, otras culturas, otras costumbres, porque los vemos como amenazas latentes a nuestra comodidad e ilusoria seguridad. Negamos la realidad que está más allá de nuestras creencias y preferimos mantener las paredes ilusorias del laberinto antes que volar libres a otros horizontes. La homofobia obedece a los patrones más inconscientes del comportamiento y suele ser racionalizado bajo los filtros de los prejuicios y añejos condicionamientos culturales.
Hay muchos tipos de odios y homofobia, algunas burdas y otras muy refinadas, pero todas buscan justificaciones, incluso bien intencionadas, con apariencias místicas, bondadosas y con argumentos seudocientíficos.
Si lo que buscamos es una Humanidad más consciente, resulta más productivo y viable propagar la comprensión antes que fortalecer los mitos oscurantistas de siempre.
Es mejor atender a nuestra conciencia antes que a nuestros temores y prejuicios.
La niñez actual es más libre, más despierta, más comprensiva, y suele obedecer menos a los modelos obsoletos del prejuicio, a menos que la contaminemos con nuestros temores y odios nauseabundos.
El amor todo lo puede.
Bendiciones siempre y gracias por la atención.

Sergio

Menú de cierre

Envíaselo a alguien especial

cerrar
error: Content is protected !!

Send this to a friend