image

La Biblia observa los estados de la mente, y los resultados que esos estados mentales producen.

Cada personaje bíblico representa un estado mental particular, y los principales hechos en la Biblia describen las consecuencias de actuar bajo ciertos estados mentales.

A Moisés lo sacaron de Egipto su fe y su comprensión, las mismas virtudes que sacaron a Pedro de la cárcel ( Hechos 12:7). Esas cualidades liberarán, de la misma forma, a cualquiera, lo mismo si se encuentra prisionero del pecado, que del temor, la duda u otra limitación humana.

Cualquier pasaje de la Biblia puede transladarse al presente, al pasado o al futuro, porque Dios está más allá del tiempo.

Los héroes bíblicos muestran muchas faltas al principio, y luego las superan mediante el ejercicio de la oración. Lo cual es muy alentador para nosotros.

La Biblia nos enseña que las condiciones y los sucesos exteriores no son importantes en sí mismos, sino en la medida en que necesariamente expresan el carácter ( la consciencia) del sujeto.

La Biblia es infinitamente optimista pero nunca es ingenua. Dice : “Su firme ánimo conservará la paz, porque en ti pone su confianza “( Isaías 26:3). Pero también enseña que las creencias y los pensamientos negativos, sobre todo el pecado de limitar a Dios ( Salmos 78:41) pueden provocar toda clase de problemas y sufrimientos.

La Biblia enseña que la oración de hoy puede corregirlo todo, siempre que no se mire hacia atrás, hacia el ayer ( recordar la mujer de Lot).

Sígueme en Facebook

No aplace la lectura de la Biblia hasta que “tenga suficiente tiempo y pueda leerla en profundidad” sino comience hoy y lea un poco – aunque sea sólo unos cuantos versículos – todos los días.

Lea:   Las canas son una corona de honor ¡Acéptalas!
Menú de cierre

Send this to a friend