niño meditandoComo niños católicos aprendemos que la espiritualidad sí importa.  Pasa que lo que nos lo hizo creer entonces fue el miedo y la culpabilidad que otros piensan son necesarios para hacernos hacer lo que es espiritualmente “correcto”.

Todos hemos estado allí, no? Y, entonces, te conviertes en un adulto y vas por la vida quejándote de todo lo que tienes que hacer para recibir algo en recompensa de manos de Dios después que estés bien muerto. Así que finalmente, te das cuenta de que nada de ello te importa ya.

De todas formas, todavía sin deshacerte por completo del dilema, toda esa rebelión se agita lo suficientemente frecuente y, entonces, es cuando comienza la parte más interesante de la jornada.  Buscas maneras de sentirte feliz porque estás convencido de que vinimos a esta vida a pasarla bien.  Y, a momentos, te sientes mal porque la fuente de tu diversión no tiene nada que ver con lo que tú pensabas que era bueno o aceptable ante los ojos del Dios que conocías de niño.

A veces, estás tan determinado a ser feliz de todas formas, que divorciarte de ese Dios de los años tempranos es el final más lógico de la historia.  Para muchos, la jornada hacia lo que Somos toma tiempo, una nueva vida lejos de la familia, hijos, relaciones rotas, etc.  Pero, para cada uno de nosotros y a cada momento todo comenzó con la certeza de una pequeña voz que viene de adentro, la poderosa voz de tu Ser Interno.

La voz de nuestro Ser Interno nunca se extingue, acepta el nombre que quieras darle; nuestro Ser Interno nos guía cuando pensamos que está demasiado oscuro y podemos estar considerando escondernos como una opción.  Nuestro Ser Interno no conoce el miedo ni la culpabilidad porque no es un juez. Esa voz y tú son Una Sola Conciencia.

Puede haber muchos caminos para volver a escucharla, pero la certeza de volver a Casa es tuya para definir, experimentar y diseñar a cada momento de tu vida. La espiritualidad importa porque la vida importa, porque quieres tener la mejor vida que se supone que tengas sin divorciarte de tu pura esencia: la de la Fuente/Dios que llevas dentro.

Feliz y deliciosa vida espiritual todos los días de tu vida!

Virmared Santiago

Virmared Santiago ha sido maestra por los últimos 17 años. Está radicada en la Florida junto a su hijo, Jorge de 15 años. Ha escrito junto a su hermana Marta Santiago, el libro electrónico “Plena Abundancia” a la venta en Kindle Store.

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend