5 maneras inteligentes de hacer frente a la gente tóxica

Ante la gente tóxica, inteligencia emocional

Hace ya mucho tiempo los estudios demostraron que el estrés puede tener un impacto irreversible y negativo en el cerebro. Aunque solo sea durante unos pocos días, la exposición al estrés compromete la eficacia de las neuronas en el hipocampo, un importante área del cerebro responsable del razonamiento y la memoria. Si el estrés dura varias semanas termina dañando las dendritas neuronales (los pequeños “brazos” que las células cerebrales utilizan para comunicarse entre sí). Si se prolonga varios meses, el estrés pueden destruir neuronas permanentemente.

Una investigación reciente del Departamento de Psicología Biológica y Clínica de la Universidad Friedrich Schiller de Alemania encontró que la exposición a estímulos que causan fuertes emociones negativas -el mismo tipo de exposición que se obtiene al tratar con personas tóxicas- causó que el cerebro de los sujetos tuviera una respuesta masiva al estrés.

Así, ya sea a través de la negatividad, la crueldad o el victimismo (entre otras estrategias), las personas tóxicas provocan en el cerebro de los demás un estado de estrés que requiere de una gestión emocional inteligente para desaparecer.

La clave para actuar de manera inteligente ante comportamiento tóxicos es cultivar la capacidad de manejar tus emociones y de mantener la calma bajo presión. De hecho, una de las mayores cualidades de las personas que saben gestionar el estrés es su capacidad de neutralizar a los efectos de las personas tóxicas.

Ignora a la gente tóxica que busca tu atención

La gente tóxica no lleva un distintivo que permita identificarla. Sin embargo, todos sabemos bien quiénes a nuestro alrededor son una fuente de conflictos y malestar. Sabemos el daño que pueden llegar a causar. También sabemos por dónde nos atacan. Sabes quién te busca, y sabes también que te encuentra. Y cuando te encuentra, ahí mismo, en ese mismo lugar sabes que estás perdido.

Si, por el motivo que sea, no puedes evitar a esa persona tóxica, intenta no caer en su red. Ignórala. Sabes que va a buscar tu atención, que ta va a provocar. No te dejes enredar. Que no te encuentre. No te dejes provocar por sus interrupciones, sus comentarios o sus acciones. Sé benévolo. Sé paciente. Préstale la menor atención posible. Múerdete la lengua si hace falta para no hacer que su veneno forme parte de ti. Sé asertivo si ha llegado el momento de marcar un límite.

Te puede interesar:   Las 18 reglas de vida del Dalai Lama que le ayudarán a organizar su vida

No asumas un comportamiento tóxico: evita el contagio

La característica principal de lo tóxico es que se contagia. Eso mismo ocurre con la gente tóxica: contagia su actitud. Si respondes con un comportamiento tóxico habrás perdido la batalla. Aunque esa persona tóxica consiga pulsar tu botón de “sentirte culpable” no está todo perdido. Mantener la serenidad ante su peor veneno, la inoculación de la culpa, es posible.

Que sea posible, no significa que sea fácil ignorar las llamadas de atención de una persona tóxica. De hecho, una estrategia habitual de la gente tóxica es ridiculizar a su objetivo en público cuando no consigue un enfrentamiento directo, si es que no ha optado por este camino primero. Por eso, mantener el control de las emociones es primordial ante una situación así.

Por otro lado, mantener una distancia emocional requiere conciencia. No siempre puedes impedir que alguien pulse tus botones sensibles. Cuando esto suceda tendrás que superar tus miedos y tus complejos y seguir adelante. En cierto modo, es mejor ignorar lo sucedido, puesto que de ese modo será más sencillo controlar tus emociones. Sin embargo, hay otra opción: defender tus límites.

gente toxica

Marca y defiende tus límites

Debes saber que el ataque de una persona tóxica no socava tu dignidad. De hecho, tu dignidad puede ser atacada y ridiculizada, pero nunca puedes perderla a no ser que la entregues de forma voluntaria. Por lo tanto, no tienes de defenderte de sus argumentos, sino dejar claros los límites.

No ofende quien quiere, sino quien puede. Si te pones a la defensiva le estás demostrando que puede ofenderte. Si marcas los límites le estás dejando claro que no puede atacarte.

Te puede interesar:   Nunca compartas tus sueños y aspiraciones con alguien más

Ante una persona tóxica no valen razonamientos ni explicaciones. Hay que dejar las cosas claras, con mano izquierda pero tacto firme, dejando clara tu autoridad en aquellas decisiones sobre las que tienes derecho y, al msimo tiempo, responsabilidad.

Ten en cuenta que para establecer un límite tendrás que hacerlo de manera consciente y proactiva. Si dejas que las cosas sucedan naturalmente, te verás obligado a encontrarte constantemente envuelto en conversaciones difíciles. Si estableces límites podrás controlar gran parte del caos provocado por una persona tóxica.

Practicar la compasión práctica

Como hemos visto, ante una persona tóxica podemos tomar una actitud de ataque, una posición defensiva o, simplemente, ignorarla. Pero no siempre es necesario hacer esto. De hecho, a veces tiene sentido ser simpático con las personas tóxicas. Tal vez estén pasando por un momento difícil, por una situación emocional que no saben gestionar con eficacia.

Por desgracia, el comportamiento tóxico es, con frecuencia, una manera de enfrentarse a una situación personal difícil. Cierto, no es justo que hagan cargar a los demás con su dolor. Tampoco hay alivio personal haciendo que los demás se sientan mal. Sin embargo, en el fondo, no siempre hay maldad, rencor o ira hacia tu persona en el comportamiento tóxico de los demás.

Visita Wadie.com

Eso no significa que tengas que dejarlo pasar o que tengas que aceptarlo. Al fin y al cabo, cada uno tenemos nuestros propios problemas, nuestros propios demonios. Ante una situación así, enfrenta la situación con compasión, perdonando. Sin seguirle el juego y marcando límites, por supuesto, pero sin tomar demasiado en cuenta la actitud del otro, pues no es más que el reflejo de su agitada y dolorosa vida interior.

Escrito por Eva Maria Rodríguez, tomado de lamenteesmaravillosa.com

Menú de cierre

Comparte con un amigo