Los seres humanos tenemos diferentes lados, axiomas que como lo dice éste principio son idénticos en naturaleza varia en grado, son extremos de la misma cosa. El segundo principio hermético de kybalion  dice lo siguiente:

“Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse» 

Inicia desde el condicionamiento social por el que casi todos pasamos en orden de adaptarnos a la sociedad a la que pertenecemos, aprendemos que hay partes de nosotros que son aceptables y otras que debemos rechazar a toda costa (Pero probablemente requiere su propio blog o capítulo).

fusión de nuestras polaridades

Entonces regresando a nuestra idea principal  vemos que somos polaridades de lo que se puede etiquetar como “bueno” o “malo” que somos la integración de nuestras características más alabadas y más juzgadas y precisamente el título lo tomo de Teal Swan quien enseña que en orden de ser tú mismo se debe validar todos los aspectos que nos conforman como persona.

Recibir abiertamente las emociones que se presenten en lugar de rechazarlas porque son emociones que nos hacen sentir incómodos, somos la suma de todas las polaridades y mientras más abiertos estamos a sentir y validar cada una de estas, entendiendo que cuando surgen a la superficie de nuestro consciente lo hacen con la finalidad de ser integradas, es una oportunidad de integrar todo lo que somos.

La siguiente técnica la utilizo para lograr la integración de las polaridades es convertirse en el observador, con los siguientes pasos:

  1. Cada vez que una emoción incomoda surge, presta atención a la sensación en tu cuerpo y cómo se siente, puedes utilizar palabras que te ayuden a describir lo que sientes.
  2. Concéntrate en tu respiración y practica ejercicios de respiración profunda por algunos minutos.
  3. Observa lo que sientes y las palabras que utilizaste para describir como te sientes sin engancharte en ninguno o sin categorizarlo como bondadoso o ruin, malicioso.
  4. Concéntrate en tu respiración cuando se absorbe el oxígeno del aire (imagina que absorbes las sensaciones que se presentan y emociones) y cuando expulsar el dióxido de carbono o exhalas (imagina que los dejas ir).
También en soyespiritual.com:   Convierta las emociones negativas en su mayor fuente de fuerza

Autora: Nadya Harrison

Suscríbete al boletín y recibe de regalo el libro "Tu Deseo y la ley de atracción"

Cerrar menú

Comparte con un amigo