Escribe tu historia

escribiendo 

¿Quién escribe la historia de tu vida? ¿Tu? ¿Alguien o algo más? ¿El destino?

Como todo en la vida, la respuesta a esta pregunta depende de tu elección.

Puedes asumir tu existencia como una historia escrita sobre la cual no tienes el menor control. Todo está predestinado y te resignas a vivir lo que fue preparado para ti, aunque no tenga nada que ver con lo que deseas. Este enfoque te exime de la responsabilidad y te deja en la cómoda posición de víctima del destino.

También puedes pensar que se trata de un juego en el cual tú comienzas la trama y en determinado momento le cedes a otro jugador la tarea de continuarla. Cuando sigue un curso que no deseas, recapacitas y retomas la autoría. Este juego se puede repetir varias veces y con diferentes jugadores, hasta que al fin te das cuenta de que ellos en realidad no saben lo que persigue el argumento y lo único que hacen es alterar o retrasar el desenlace.

Un día, por fin te sientas a escribir la historia de tu vida. Decides que los capítulos anteriores fueron apenas bosquejos y los borras del texto. Imaginas una trama magistral, tu eres el héroe y resuelves que en esta historia no hay antagonistas, sólo aliados. Creas un escenario acorde con tu nuevo rol y escoges de un infinito catalogo de posibilidades las que más se ajustan a tus deseos.

Dejas volar tu imaginación y no le pones limites a tus sueños. Día a día te concedes más cualidades, dones y talentos, te sientes complacido del maravilloso personaje que eres y lo consientes llenando su entorno de regalos. Conviertes tu vida en un extraño cuento en el cual no hay brujas malvadas, ni ogros, ni lobos feroces. Sólo hadas madrinas, ángeles guardianes y un genio maravilloso que todo te lo concede.

Lea:   Tu estado de ser determinar tu creación

Lo más extraordinario es que todo lo que escribes con tus pensamientos, expresas con tus palabras y bendices con un autentico sentimiento de dicha y gratitud, se manifiesta en tu vida. Se convierte en una fórmula infalible de creación. Tu historia es recibida con regocijo por el universo que se complace en hacerla aún más maravillosa.

Aparta un tiempo en la mañana para escribir el argumento de ese día en tu cuento de hadas madrinas, ángeles y genios. Juega a agregarle elementos fantásticos, aunque a primera vista parezcan imposibles de lograr. Pide a todos los personajes que colaboren con tu historia y cierra tu escrito dando gracias por el maravilloso día que tienes por delante.

Crea tu día y entrégalo al universo. Sal al mundo con la confiada actitud de experimentar lo que has decidido y asómbrate con los resultados.

Escribe tu historia y vívela plenamente, pues eres el cocreador de tu realidad y el autor de tu experiencia.

Diana Rodríguez Angulo

Visita Wadie.com

Visita mi blog y si resuena contigo suscríbete a sus contenidos, deja tus comentarios o sugiere temas que quieras leer:

http://dianarodriguezangulo.blogspot.com/2013/08/escribe-tu-historia.html

https://www.facebook.com/groups/dianarodriguezangulo/

Twitter: @dianarodrigue64

drodriguezangulo@gmail.com

Menú de cierre

Comparte con un amigo