Producimos más de 50.000 pensamientos al día, de los cuales el 80% son acerca de nosotros mismos, y la mayoría de ellos son pensamientos negativos.

En mi opinión, generalmente no estamos pendientes del control de nuestros pensamientos. Son autónomos y les dejamos que vayan tomando el rumbo que más les apetezca.

La realidad es que conviene estar muy pendiente de ello porque la capacidad de generar pensamientos funciona por sí misma, mientras nosotros estamos haciendo otra cosa y estamos desatentos.

La parte delicada es que la mente nos presenta ideas como si fueran nuestras, propias, y así lo creemos, cuando lo cierto es que son pensamientos incontrolados, absurdos en algunas ocasiones, nacidos ya condicionados por nuestros traumas, miedos, y circunstancias, o bien nacidos en la parte más disparatada de nuestra fantasía.

En otras ocasiones, influenciados por nuestro estado de ánimo, son excesivamente optimistas o tétricamente pesimistas, y ya sabemos que jamás se debe tomar una decisión en un momento de euforia o desde un estado pesimista, porque en ambos casos se corre el peligro de equivocarse.

Si nos descubrimos en pensamientos negativos que va tomando visos claros de pesimismo, tenemos que pararlo y desmontarlo para ver qué hay de realidad en él, si es que hay algo.

pensamientos negativos

Podemos y debemos observarlo como una cosa curiosa –no como una cosa grave- que nos va a aportar, sin duda, conocimientos de nosotros mismos.

Conviene tratar de averiguar el auténtico origen, su verdadera naturaleza y razón, la realidad o irrealidad que contiene, y dónde y por qué nació.

Hay que ver cómo va engordando él solo sin nuestra participación, y cómo va recurriendo a buscar otras cosas negativas en nuestro interior, como viejas rabias o rencores que tenemos guardados pero no olvidados, y estuvieran al acecho y pendientes de que llegara una ocasión como esta para manifestar todo lo que tienen retenido.

De esa observación, que ha de ser lo más desapasionada posible, sin enjuiciarla hasta haber llegado hasta su final, y a la que hay que permitir que se expanda hasta el total agotamiento de sus argumentos, podremos averiguar cómo funciona nuestra sombra, y cómo mucho de lo que creemos que tenemos olvidado, aceptado, o perdonado, aún se mantiene latente y vivo.

Mi recomendación es, por supuesto, no hacer caso de las conclusiones ni ideas que salgan de ese barullo.

Sólo observar y aprender, y luego resolver el asunto en otro momento más neutral, y utilizando para ello la mente a nuestro servicio y bajo nuestro control.

Conviene recordar que otras veces hemos pasado por una situación similar, y que unos días después comprobamos que todo aquello no sirvió nada más que para enfadarnos y perder el tiempo, para tomar una decisión equivocada -si es que tomamos alguna-, para engrandecer y dramatizar algo que no era para tanto, y tal vez para perjudicar o preocupar a otras personas. (A las que deberíamos pedir perdón si es necesario)

En esos momentos en que los pensamientos negativos comienzan a engordar de un modo desaforado e imparable, es mejor no hacer otra cosa que observar y aprender.

¿Qué le pasa a este que no soy yo?

¿Por qué se enfada?

¿Y para qué?

¿Qué está pasando dentro de mí?

¿Cómo es que guardo dentro tanta rabia, tanto odio o rencor, o tanta capacidad de pensar mal? O de hacer mal a los otros, o de hacérmelo a mí mismo, que es bastante habitual cuando nos descubrimos en un aspecto que no nos gusta.

¿Por qué hay esta negatividad en mí?

¿Es real?

¿Es mía o es de mi ego?

¿Qué gano con estancarme en este pensamiento?

Parece como si existiera una parte masoquista en nosotros que, a veces, se regodea en ese malestar que provocan los pensamientos negativos, porque si no es así no se explica ese interés en darle vueltas y más vueltas a lo mismo sin salir del embrollo, o liándose cada vez más y añadiéndole más negatividad al asunto.

En mi opinión, uno debe ponerse a salvo de estos conflictos en que uno mismo es el principal o único perjudicado.

Las cosas que hayamos hecho “mal” siempre tienen una enseñanza. Conviene entenderla y aceptarla lo antes posible. Y evitar entrar en una confrontación interna entre uno y su ego, o uno y su agresividad.

Amor y comprensión y paciencia.

Y volver a empezar o recomenzar -cuantas veces sea necesario- este Proceso de Autoconocimiento para alcanzar el amor propio, que no para alcanzar el desamor.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si te ha gustado ayúdame a difundirlo compartiéndolo.

Más artículos en buscandome.es

“Oír o leer sin reflexionar es una tarea inútil”. (Confucio)

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend