enemigo interior
“Un hombre había sembrado trigo en su campo, pero mientras que todos dormían, su enemigo vino y sembró cizaña en medio del trigo, ¿Quién es este enemigo del cual habla Jesús en la parábola del trigo y la cizaña, y en qué nos concierne? En realidad, este enemigo está en el hombre, y ¡con qué fervor intenta destruir el trabajo de aquéllos que han decidido convertir todo su ser en una tierra fértil! Se inventa la manera de introducir gérmenes nocivos; tiene donde escoger: puede ser el orgullo, la sensualidad, la codicia, la vanidad, la ira… Y ¿cómo es que lo consigue? Porque, como en la parábola, la gente «duerme», no está vigilante.

Procurad pues identificar ese enemigo interior que intenta colarse en vosotros para destruir vuestros buenos proyectos. Estudiad los métodos que utiliza y entonces estaréis prevenidos con anticipación de su llegada. Pues cada vez que se acerca este enemigo, hay signos precisos que os advierten, un pensamiento,
una sensación. Y si cada vez os convertís en su victima, esto quiere decir que no intentáis analizaros, que os paseáis por la superficie de vuestro ser, que esperáis que lleguen los grandes sufrimientos para empezar a preocuparos de lo que pasa en vosotros. Ahora que ya estáis prevenidos, intentad observaros mejor con el fin de ver los hilos imperceptibles que unen vuestros diferentes estados interiores. “

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Lea:   Es en el momento presente cuando construyes tu futuro
Menú de cierre

Send this to a friend