Tu actitud es más importante que la acción.

En lo que hagas, sé amoroso y elige sabiamente.

Es bueno saber que la ley de Dios es justa e imparcial. Sin embargo algunos de ustedes podrían decir que Dios tendría que dejarles en paz. Si entran en la gracia del ahora, Dios les da ese receso. Es así que todos los recesos están en nuestras manos y bajo nuestro control.

La oración es una oportunidad de resonar con toda tu mente y todo tu ser.

¿Qué le voy a decir a Dios? Tal vez sea tiempo de escuchar, el momento de escuchar desde mi conciencia y de estar en comunión con lo Divino. ¿Cuál es el propósito ahora? ¿Adónde me lleva este propósito?

Deja simplemente que los cambios sucedan a medida que suceden. Lo único lo que tienes que hacer es enfocarte en tu meta y seguir yendo hacia ella, sin importar las otras cosas que parecen estar sucediendo en tu vida. Al hacer esto, los cambios te llegarán naturalmente, no serán forzados o “impuestos”.

En un matrimonio, cada uno contribuye un cien por cien. Entonces no importa quién está cumpliendo con qué rol. Si la meta es la misma para ambas personas, cualquiera de los cónyuges puede cumplir con cualquiera de las partes.

Mientras des el cien por cien, el matrimonio está completo y funciona.

John-Roger y John Morton

perritou

Menú de cierre

Envíaselo a alguien especial

cerrar
error: Content is protected !!

Send this to a friend