Todos hemos pasado por eso. Desde el momento en que te despiertas por la mañana las cosas empiezan a ir mal. Pierdes las llaves, quemas el desayuno, el perro vomita por toda la alfombra, tus hijos gritan y la lista sigue y sigue.

Cuando empiezas el día con el pie izquierdo, puede ser muy fácil llevar esta energía contigo durante el resto del día. A continuación, los efectos de su sueño que a continuación, los efectos al día siguiente, y así sucesivamente los malos flujos de energía hasta que ni siquiera recordar lo que se sentía no tener un mal día!

empezar de nuevo

La buena noticia es que hay una manera de evitar que un mal momento se convierta en un mal día. Así es cómo podemos empezar de nuevo cuando tiene un mal día:

1.) Inspire para saber cómo se siente

A veces, no importa lo mucho que lo intentes, hay cosas que se te van a presentar y que te ponen de mal humor. Cuando esto suceda, permítete sentir. Permítanse realmente estar presentes con sus emociones y siéntense con ellas mientras respiran profundamente.

Esto puede parecer un poco abrumador o una confrontación al principio, pero después de unos momentos las emociones comienzan a calmarse y una sensación de liberación sigue.

Al permitirse apoyarse en la sensación, la ayuda a pasar muy rápidamente y evita que fluya hacia otras partes del día.

2.) Proteja su energía

¿Se te pega el humor de los demás? Tomar la energía de otras personas es una de las maneras más rápidas de bajar tu vibración y esto puede arrastrarte a un mal humor instantáneamente.

Para prevenir esto, es necesario desarrollar algunas herramientas de protección. Una de las maneras más fáciles de hacer esto es imaginar una luz blanca rodeando su cuerpo.

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   Suena una canción

Cierra los ojos, visualiza una luz blanca y recita un mantra como: “Esta luz blanca me protege y me protege, sólo la luz y el amor pueden entrar”.

3.) Haga una limpieza rápida

Siempre que te sientas un poco asqueroso, una limpieza rápida puede ser justo lo que necesitas.

Para hacer esto, párese derecho y alto y empiece a usar su mano para hacer un movimiento de silbido alrededor de todo su cuerpo. Imagina que tu mano es una escoba y está barriendo cualquier energía asquerosa. Una vez que haya hecho su camino alrededor de todo su cuerpo aplaudir tres veces para enviar la energía.

Esta técnica es ideal para usar cuando no se tiene acceso inmediato a herramientas de difuminado como la salvia o el palo santo.

4.) Haga algo para cambiar su energía

Cuando están teniendo un mal día es tan fácil quedarse atrapados en esta vibración. Para poder salir de ella, tienes que hacer algo para cambiar tu energía.

Salir a caminar por la naturaleza, respirar profundamente, hacer ejercicio o incluso ver un video divertido son buenas maneras de hacerlo.

También puedes recitar un poderoso mantra para ayudar a cambiar tu energía, como por ejemplo: “Mi día fluye suavemente, me siento en paz y a gusto. Todo está como debe estar”.

5.) Encuentre la gratitud

Cuando suceden cosas aparentemente malas, se abre una puerta a una nueva oportunidad, una oportunidad para aprender, una oportunidad para crecer y una oportunidad para mejorar.

Si quieres crear positividad y felicidad duradera en tu vida, necesitas aprender a lidiar con lo malo y aceptarlo como parte de la vida.

En lugar de quedarse atrapado en la depresión cuando suceden cosas malas, en vez de eso, escoja enfocarse en la gratitud. Elija enfocarse en el lado positivo y trate de encontrar lo positivo.

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   Domina tus miedos

Tomarse un momento para concentrarse en todo aquello por lo que se siente agradecido es una gran manera de aumentar instantáneamente su vibración y ayuda a poner fin a cualquier negatividad persistente.

5.) Haz algo que te guste

Cuando hayas tenido un día difícil, asegúrate de cuidarte a ti mismo y de hacer algo que te guste. Esto podría ser leer un buen libro, pedir su comida para llevar favorita o pasar tiempo con su familia.

Sé un consuelo para ti mismo y dáte un gran abrazo. Pon tu mano sobre tu corazón y hazte saber que todo va a salir bien.

Los días malos suceden, pero cuanto más amable y gentil seas contigo mismo, mejor.

6.) Prevenir es mejor que curar

Si un mal día es algo común en su vida, puede ser el momento de hacer un pequeño inventario y pensar en los cambios que necesita hacer para prevenir cualquier cosa que esté distribuyendo su flujo.

Manténgalo simple y tal vez comience este proceso pensando en dónde están sus puntos conflictivos y qué puede hacer para aliviarlos.

Y finalmente, recuerde que mañana es otro día y trae una nueva oportunidad para empezar de nuevo!

¿Te sirvieron estos consejos para empezar de nuevo cuando tiene un mal día? Comparte en los comentarios

Menú de cierre

Send this to a friend