Si eliminas estas dos frases de tu vocabulario tendrás más éxito

La manera de charlar y las palabras que una persona emplea no solo afectan la manera en la que el resto la perciben, sino asimismo tienen el potencial para incidir en su comportamiento, apunta un maestro de Stanford.

Mudar una palabra por otra podría asistirte a conseguir tus objetivos.

De esta manera lo asegura Bernard Roth, maestro de ingeniería de la Universidad Stanford y directivo académico del Instituto de Diseño Hasso Plattner de Stanford.

En su nuevo libro, The Achievement Habit, Roth sugiere ciertos cambios lingüísticos que pueden asistirte a tener más éxito. Hete aquí los 2 más sencillos:

1. Cambia ‘pero’ por ‘y’

Probablemente en alguna ocasión te sientas tentado a decir: “quiero ir al cine, mas debo trabajar”.

En su sitio, Roth sugiere que digas: “quiero ir al cine, y debo trabajar”.

Escribió: “Cuando usas la palabra mas creas un enfrentamiento, en ocasiones una razón, que realmente no existe”. En otras palabras, es posible ir al cine y asimismo hacer tu trabajo, solo debes localizar una solución.

En cambio, cuando empleas la palabra y, “estás forzando a tu cerebro a procesar las dos unas partes de la frase”, explicó Roth. Tal vez veas una película más corta o bien quizás delegues una parte de tu trabajo.

Si eliminas estas dos frases de tu vocabulario tendrás más éxito
Si eliminas estas dos frases de tu vocabulario tendrás más éxito

2. Cambia ‘tengo que hacer’ por ‘quiero hacer’

Roth aconseja un ejercicio sencillo: la próxima vez que pienses ‘tengo que’, cambia tengo por deseo.

Visita Wadie.com

“Este ejercicio es muy efectivo a fin de que las personas tomen consciencia de que lo que hacen en su vida, aun las cosas que hallan desapacibles, es pues lo han elegido”, comentó.

Lea:   ¿Qué revelan tus iniciales sobre ti?

Por servirnos de un ejemplo, uno de los estudiantes de Roth sintió que debía inscribirse en los cursos de matemáticas que requería su programa de postgrado, pese a que los detestaba. Tras acabar el ejercicio, se percató que verdaderamente deseaba tomar las clases puesto que el beneficio de llenar los cursos era mayor que la incomodidad de acudir a las clases que no gozaba.

Los dos cambios se fundamentan en un componente clave de la estrategia de resolución de inconvenientes llamada pensamiento de diseño. Cuando empleas esta estrategia, retas a tu forma automática de meditar y puedes percibir las cosas como verdaderamente son.

Cuando empleas un lenguaje diferente puedes darte cuenta de que un inconveniente no es tan bastante difícil de solucionar como semeja y que tienes más control sobre tu vida de lo que verdaderamente crees.

Menú de cierre

Comparte con un amigo