El silencio es la mejor respuesta

8 maneras en que sentarse en silencio puede transformar completamente su vida

Hace 2500 años, Lao Tzu, el fundador filosófico del taoísmo, pronunció las palabras:

«El silencio es una fuente de gran fuerza».

25 siglos después, suenan verdaderas. Pasar tiempo simplemente sentado en silencio puede tener un gran impacto en tu vida.

el silencio es la mejor repuesta

1. El silencio enseña apreciación.

En la contemplación silenciosa, aprendemos el valor de apreciar quién y qué tenemos en nuestras vidas. Nos permite escuchar profundamente a nuestros amigos y familia.

2. El silencio imparte enfoque.

En el mundo de hoy, nuestra atención está firmemente dividida por nuestra electrónica, nuestros trabajos y las cosas que hacemos por diversión. El silencio nos enseña a hacer nuestro enfoque completo de nuevo y a notar las cosas que de otra manera podríamos perder.

3. El silencio nos hace apreciar la naturaleza.

Especialmente cuando se hace en la naturaleza, la contemplación silenciosa nos hace escuchar más a la Tierra y apreciar todo lo que hace para hacer nuestras vidas completas. Los árboles nunca volverán a ser iguales.

4. El silencio te permite reconstruir tus pensamientos.

La contemplación silenciosa ayuda a tomar pensamientos revueltos y hacerlos enteros y concisos.

Esto es especialmente útil si tienes grandes ideas que necesitas hacer firmes antes de una presentación o metas que quieres establecer para ti mismo.

También en soyespiritual.com:   Deja de explicarte a los demás. Tu vida es tuya, no de ellos.

5. El silencio combate la sobreestimulación.

Como mencioné antes, nuestras vidas hacen que nuestros pensamientos se dividan. Si a eso le sumamos una existencia acelerada y altamente cafeinada, podemos fácilmente sobreestimularnos.

Es poco frecuente que nos sentemos junto al fuego y sigamos leyendo un libro. El silencio nos enseña a ir más despacio.

6. El silencio enseña a la humanidad.

Al pasar tiempo contemplando silenciosamente a toda la humanidad, nos damos cuenta de que nosotros y todos los demás tenemos imperfecciones. A menudo somos hipócritas y a veces tenemos creencias radicalmente diferentes.

7. El silencio nos llena de amor.

Aunque nos damos cuenta de que somos imperfectos y a veces radicalmente diferentes, la contemplación silenciosa hace que te des cuenta de que todos los humanos son como tú, una entidad única que experimenta una vida única.

Ellos sienten el dolor como tú. El silencio nos muestra el amor.

8. El silencio nos hace audaces.

Puedes pensar que el coraje significa que puedes enfrentar el peligro, pero más a menudo, el coraje es enfrentarte a ti mismo. La contemplación silenciosa en sí misma requiere coraje.

Te obliga a sentarte con tu persona y tus propios pensamientos. Sin distracciones. Sólo te sientas ahí y eres una persona contigo mismo.

Compartir en Facebook

Coimpartir en Whatsapp

Sentarnos en silencio tiene mucho que enseñarnos.

Canal de Telegram