Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Dile a tus ojos lo que quieres ver en tu realidad

Siempre me están preguntando “cómo superar alguna situación en mi vida”, por ejemplo, cómo puedo mejorar mi condición económica, cómo puedo ser más próspero, cómo puedo atraer el dinero y aquellas cosas que necesito para mi vida. También me consultan mucho de cómo puedo dejar de sufrir por amor, ya sea por encontrar una pareja o por mejorar la relación que ya tenemos.

Estas son preguntas fundamentales, creo que desde que el mundo es mundo, desde que estamos aquí, nos hemos estado preguntando cómo podemos crearnos una mejor vida.

Todo esto corresponde al juego de venir a esta experiencia terrenal. Llegamos acá con mucho amor, con mucha alegría, con mucho entusiasmo para poder vivir esas experiencias. Como niños somos muy felices, todo nos parece fácil y divertido. Sin embargo, a medida que vamos creciendo las cosas se van tornando de otra manera, nos vamos encontrando con que todo se hace bastante más difícil de lo que pensábamos. Y no es porque sea difícil. Es porque vamos aprendiendo a complicar las cosas y el juego consiste en eso, en darse cuenta de cómo es que vamos abandonando esa alegría, cómo vamos abandonando esa magia, como vamos olvidando nuestras capacidades, como vamos nublándonos mientras intentamos ser felices.

La ley de atracción expresa que mientras más felices nos sintamos interiormente, mientras más completos nos sintamos y más plenos, más cosas buenas nos van a ocurrir. El juego consiste en que el adulto tenga la capacidad y el poder para recuperar ese estado tan natural que tenía cuando era un niño, después de haberlo perdido durante el trayecto de crecer.

De adultos, al no tener esas cosas que estimamos que deberíamos tener, nos sentimos tristes, frustrados y bloqueados. Esto nos causa sufrimiento y sensaciones muy desagradables, las que pueden llegar a enfermarnos tanto físicamente, como emocionalmente y mentalmente también. Esa baja vibración solo puede atraer experiencias de baja vibración. El juego se torna más entretenido cuando no nos dejamos influenciar por aquello que no está funcionando bien, para salir de esa espiral y comenzar a atraer experiencias de más alta vibración.

El juego consiste en darnos cuenta de que podemos recuperar esa alegría, esa magia, ese entusiasmo y esto es un resultado que se consigue después de entender el juego. Se trata de comprender que nada de lo que hemos aprendido como limitación es real.

También en soyespiritual.com:   Deja el pasado en el pasado, y empieza a vivir en el ahora.

Somos seres increíblemente maravillosos y mágicos, pero lo hemos olvidado por completo y si pudiéramos tener una pequeña ventana que nos muestre esa maravilla de lo que somos, toda nuestra vida se transformaría.

Cuando queremos superar algo, no es tan importante evaluar lo que tenemos allá a fuera. Comúnmente llevamos la mirada a eso que hemos conseguido y de acuerdo a eso nos sentimos bien o nos sentimos mal. Pero el juego no es así. Todo consiste en llevar siempre la mirada hacia a dentro y desde allí, ver cómo puedo ser capaz de conectarme conmigo, conectarme con esa magia, con eso que tenía cuando era niño.

Todos tenemos esa habilidad, todos lo hemos experimentado. Conocemos esa sensación maravillosa de sentirnos brillantes, luminosos, mágicos, estar positivos, tener expectativas. Todos sabemos eso y es algo que hay que recuperar. En eso consiste el juego, en no juzgarse, no frustrarse, en no deprimirse, en no desesperar porque no hemos conseguido esto o aquello. Es más bien llevar nuestra consciencia a darnos cuenta de que estamos jugando a eso, jugando a olvidarnos, a que no se puede, jugando a que es difícil, a que tengo mala suerte, a que otro puede conseguirlo y yo no.

No hay necesidad de evaluar lo que has conseguido, resulta más útil evaluar cuánto te has conectado contigo, cuánto es el recuerdo que tienes de esa maravillosa capacidad de crear y de moverte en este mundo material.

Cuando te preguntes cómo puedo lograr esto o aquello, analiza si estás llegando a tu interior, si estás diseñando con claridad lo que quieres, sin tener en consideración lo que hoy día has conseguido. Todo es a partir de hoy hacia adelante. Es abrirte a la posibilidad que no ves, lo que no estás viendo, porque ahí radica algo muy extraordinario.

Nuestro sexto chacra nos otorga la posibilidad de visualizar mucho más allá de lo que podemos ver a simple vista. Si nos limitamos a ver la realidad solo con nuestros ojos físicos, estamos limitando la realidad, porque lo que alcanzamos a ver es muy poquito de lo que realmente es la vida. Sin embargo, cuando le damos esa tarea a nuestro sexto chacra, éste nos permite ver mucho más allá de lo que nuestros ojos físicos alcanzan a ver.

También en soyespiritual.com:   La mujer más bonita del mundo
Dile a tus ojos lo que quieres ver en tu realidad 1
AdinaVoicu / Pixabay

Cuando nos limitamos a sufrir con lo que estamos viendo, estamos realmente encerrando a ese ser maravilloso y le estamos limitando a poder sentir y vibrar con una armonía diferente. Limitamos la conexión con nuestro ser interior.

Una vez que logramos conectarnos con nuestro ser interior, con ese ser mágico que llevamos dentro, es cuando la magia empieza a suceder a fuera, porque nosotros somos los proyectores. Si proyectamos la magia a partir de nuestra imaginación, eso es exactamente lo que vamos a ir consiguiendo allá a fuera.

Es muy importante que no olvides esto, que lo que ven tus ojos no es la realidad, sino que, es lo que estás proyectando de acuerdo a lo que aprendiste, de acuerdo a la limitación que aprendiste. Eso es lo interesante, por eso no ves más allá.

Cuando nos abrimos a decir: “yo soy mucho más que esto, la vida es mucho más que esto, el universo es mucho más de lo que yo veo, me abro a ver más”, inmediatamente empiezan a aparecer las cosas en tu vida. Siempre eres tú el que dirige lo que vas a ver, el que dirige tus pasos, el que dirige tu energía y es muy importante recordar que todo es muy amplio, que en la vida existen miles y miles de posibilidades. Sin embargo, la limitación que aprendimos, nos muestra muy pocas posibilidades y nos vamos encerrando.

Si seguimos evaluando lo que somos o nuestra alegría o nuestra satisfacción con nosotros mismos, de acuerdo a lo que vemos, entonces, nos estamos encerrando en una trampa. Porque la trampa consiste en eso, en que lo que ven nuestros ojos físicos es solo una parte de la realidad.

Literalmente, puedes decirle a tus ojos físicos lo que quieres ver en tu realidad y ellos te lo mostrarán en tu realidad.

Patricia González

Lectura del Aura, Consulta Virtual, Coaching

www.evolucionespiritual.com

Envía tu consulta a patricia@evolucionespiritual.com, responderé lo más pronto posible.

 

Cerrar menú

Comparte con un amigo