Bastantes personas pueden producir creencias equivocadas con relación a quienes sufren depresión y ansiedad, llegando a clasificarlas como enclenques, con poco autocontrol y susceptibles a afectarse por cualquier característica de su ambiente.

No obstante, quienes han presentado esta clase de trastornos sensibles, se caracterizan más bien por ser personas fuertes, con proyectos concretos, por ser personas incesantes, que han debido trabajar heridas sensibles que vienen arrastrando de su pasado y que tal vez por intentar sostenerse lo más fuertes posibles, han acabado por fisurarse frente a lo poco flexibles que pueden haber sido con ellos mismos.

Las personas que les agrada tener todo bajo su control, son frágiles a atravesar cuadros de ansiedad o bien depresión. Por norma general no manejan de la mejor forma la desviación que puede existir entre sus esperanzas y la realidad, sintiendo gran frustración a este respecto, pueden culparse, agobiarse, gastarse energética y anímicamente tratando de que las cosas encajen conforme a sus planes. De manera adicional les cuesta admitir, entonces, la combinación produce una explosión de emociones y sentimientos que se hacen apreciar frente a la presencia de una agotamiento físico, mental o bien sensible, o una combinación de múltiples.

Las personas que no tienen necesidad de supervisarlo todo, son capaces de amoldarse de mejor forma a ciertos escenarios, si bien no representen lo que desean. Ojo, que no nos referimos a personas sumisas que no saben proteger sus puntos de vista, lo que asimismo puede provocar un cuadro depresivo. Sino más bien a personas que pueden fluir mejor en ciertas circunstancias, eludiendo paralelamente afectar su salud y bienestar mental. La depresión y ansiedad son signos de haber tratado de permanecer fuertes mucho tiempo.

Lea:   12 Razones por las que la mayoría de los hombres no pueden manejar la empatía femenina

No obstante, quienes se demandan demasiado, quienes son demasiado estructurados, quienes llevan tal vez demasiada responsabilidad a sus espaldas, sienten que no pueden darse la ocasión de fallar, que no pueden someterse a quiebres, ni a pausas, que deben caminar de forma permanente firmes, sin quebrantarse, lo que los puede llevar a un colapso en el manejo de sus emociones, en tanta necesidad de supervisarlo todo, pierden el control de ellos mismos, lo que produce un desequilibrio auxiliar, para el que, en la mayor parte de los casos no se sienten preparados.

La depresión y ansiedad son signos de haber tratado de permanecer fuertes mucho tiempo
La depresión y ansiedad son signos de haber tratado de permanecer fuertes mucho tiempo

Tanto la ansiedad como la depresión empiezan a dar señales tempranas, que la mayor parte de quienes se han visto perjudicados, han ignorado absolutamente. El cuerpo empieza a dar avisos, hasta el momento en que, si no se presta la debida atención, se instituye un cuadro cuyo manejo va a depender en buena medida de la aceptación, de la predisposición para curar y del comprensión de que las señales de nuestro cuerpo son manifestaciones para hacernos saber que algo no lo llevamos bien en nuestras vidas.

Aprendamos a curar las heridas del pasado, admitamos, dejemos ir, medremos con las experiencias y aprendamos que la auténtica fortaleza es la que reflejamos al levantarnos, no al eludir caer.

La depresión y ansiedad son signos de haber tratado de permanecer fuertes mucho tiempo por  Sara Espejo– Rincón del Tibet

Menú de cierre

Send this to a friend